Radio Marca Almeria
Destacados Polideportivo

Unicaja supera las difucultades para ganar en Melilla (2-3)

El conjunto ahorrador consigue el triunfo en una cancha difícil y amparándose en Kukartsev que ha sido clave en un encuentro en el que las bajas han lastrado a los de Manolo Berenguel.

Pablo Kukartsev, 35 puntos. Registro de otros tiempos, pero apoyado en una actitud general de equipo ganador imponente, de un desgaste defensivo maravilloso de un ‘saber estar’ y sufri’, de una mente fría, intachables. Si se gana, y así, además en la complicada cancha de Melilla, hay motivos para creer más todavía en lo que se está diciendo, basado en la convicción interna del grupo, desde la pretemporada. Y no, no estuvieron ni Marlon Palharini, ni Igor Jovanovic, ni Javier Jiménez, los tres por distintos motivos, y desde el primer set tampoco Asensio, que será operado este lunes. De los que sí afrontaron la batalla, Juanmi González estaba mermado por la gastroenteritis y David López no entrenó durante toda la semana por lumbalgia.

Triunfo épico, desde luego, y lo que pueda llegar a dar de si este equipo al completo es una incógnita todavía. El triunfo frente a un Melilla Sport Capital que todavía no ha sido capaz de doblegar nunca a Unicaja Costa de Almería es todo un toque de atención, pese a que se ha escapado un punto. Más bien se han ganado dos de oro tal y como se afrontaba el encuentro y conforme al guion que tomó, sobre todo con Asensio evacuado al hospital para una primera atención de urgencia en su dedo y el mal pronóstico de tener que pasar por el quirófano. Curro Sáez, líbero de pasado receptor, a pista vestido de verde, que no de blanco como Paquillo Fernández. Eso sí, se ganó mucha estabilidad en recepción y siempre emergió el MVP Kukartsev.

En medio de todos, un Andrés Portero que va a mucho más conforme acumula más minutos dirigiendo al equipo de su vida, sacando más provecho de los centrales que nunca antes. De Juanmi González, su profesionalidad es un aval de rendimiento en regularidad, y el fruto es una victoria como la cosechada en el Javier Imbroda. Los 35 puntos Kukartsev, uno de bloqueo y uno de saque con un 57% de acierto en 58 balones atacados, fueron seguidos por los 24 de Martina, también enorme el killer argentino de Melilla. Juanmi brilló en recepción y Paquillo Fernández en defensa, y Jorge Fernández lo hizo en bloqueo con sus cuatro puntos, los mismos que Monfort. En el ‘debe’ de los ahorradores, 20 errores de saque, demasiados inoportunos.

El partido comenzó con un pulso muy atractivo, intercambio de puntos y un 8-8 al término de la primera rotación. Entre la primera vez al saque de Juanmi González y la segunda mediaron esos 16 puntos perfectamente repartidos, al igual que ventajas momentáneas entre ambos. Solo dos veces Melilla dispuso de dos de renta, una en 4-2 y la definitiva del 25-23, mientras que los verdes tuvieron y sostuvieron tres una vez pasado el tramo central de la manga. Pésima suerte, la lesión de Asensio antes de su vuelta al saque, con el que había hecho mucho daño, recortó en gran medida las bazas ahorradoras para haberse hecho con una manga que pudo haber ganado, pero que Melilla Sport Capital se anotó en una racha de los tres puntos finales.

Martina abrió ‘la veda’ y respondió Kukartsev, ayudado por el servicio de Asensio y el buen hacer de Juanmi, quien puso la primera ventaja verde con 4-5, parcial de 0-3. Paquillo en gran nivel de recepción y sosteniendo la defensa, se rompió el tanteo (11-13), dos aces consecutivos del virgitano, más un bloqueo de Jorge Fernández para el 12-15. Melilla aprovechó los errores de saque de Unicaja Costa de Almería y ajustó su juego para igualar a 20 y más tarde levantar un 22-23 con bloqueo de Juanmi. Fallar un saque y que te hagan un ace de seguido, a esas alturas, se suele pagar muy caro, y así fue. Todo pintaba en contra de los verdes, pero se tiene a Kukartsev para resolver trances, muy bien arropado el opuesto por los hombres en pista, sabiendo sufrir, porque el bloqueo local impuso su ley.

Fue desde el saque de Jean Pascal (ace por exceso de vista para el 8-7 y se fue el tanteo a 10-7). Se llegó a estar con 15-11 y tocados, y 17-13, recortando Kukartsev y Juanmi, soportando más errores de saque (19-16), para finalmente empatar el set a 19 (el opuesto en el papel de imparable). Una enorme labor de recepción de Curro Sáez a saque de Monfort obró el 20-20 en un momento muy delicado de nuevo, rematando Pablo, seguido de un bloqueo a fuego de Fornés. La delantera se cogió de nuevo con cambio de Portero por David López para reforzar bloqueo y el central cumplió y abrió el camino para el 23-25. Se fue el partido a un tercer set que vio la mejor imagen ahorradora, siendo significativo el primer punto como receptor de ese tal Curro Sáez, atacando y celebrando el 2-3. Buen saque local y 8-5, tocó remontar.

Supo sostenerse con vida Unicaja Costa de Almería hasta que vio su momento, en el que Portero bloqueó el 12-12. Kukartsev olió la sangre local y tiró con todo, una vez más imparable ni en bloqueo ni en defensa, con Jorge Fernández bloqueando el 14-17. Una plancha de Portero y un ataque de Curro hicieron entrar en la veintena (16-20), con Fornés siendo el más fuerte de la red y con Juanmi volando por pipe (19-24). A la primera se cerró la manga y se puso con 1-2 un equipo mermado, pero a su vez pleno de carácter. El cuarto set se inició con 1-3 gracias a Jorge Fernández, pero Martina cogió el protagonismo, junto con Jean Pascal, y se entró en un momento de crisis del que por poco se sale con éxito. Tan es así como que hubo un 19-12 con saque de Monfort, seguido de tiempo de Manolo Berenguel.

Lo que siguió después pudo haber sido más épica todavía, pero al menos sirvió en el sentido de devolverle el pulso a los verdes de cara al tie-break. Se recortó al 20-15, pero llegó el 22-15, y después tirones de Unicaja que pusieron en duda a Melilla (23-20). Jorge Fernández entró al saque tras el 24-21 que él mismo había anotado y apretó, con éxito para el 24-22, pero con error, por riesgo y valentía, en el 25-22. Tie break por tercera vez consecutiva entre ambos equipos, de máxima igualdad y de alternativas, incluso con dos puntos de ventaja para los locales (7-5 por obra y gracia de Martina), que se anularon. El 8-8 fue mérito de Paquillo, el 9-10, delantera en el momento más importante, fue un regalo por indecisión local, y del 9-11 posible en balón dudoso se pasó al 11-10. No importó. Kukartsev bombardeó (13-15).

Noticias relacionadas

…Y Monfort dijo ‘aquí estoy yo’

Jose Bayo

“Una segunda vuelta dura e ilusionante” espera al CD El Ejido 2012 y a Wilfred

“Un partido apasionante” espera al Almería

Jose Bayo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies