Radio Marca Almeria
Destacados Polideportivo

Talento almeriense: Pablo Ruiz para el ‘Picasso’ en verde

Unicaja Costa de Almería fortalece su cuerpo técnico recuperando e incorporando al seleccionador nacional juvenil: “He hecho un máster de la mano de Ricardo Maldonado y ahora cumplo mi sueño de niño”

“A Pablo lo quieren mucho todos los chicos”. No es una frase suya, sino sobre él, la confirmación de que lo que ha cargando en su ‘mochila’ durante los últimos cuatro años ha sido el cariño y el respeto de los jugadores que han pasado por Palencia, siendo parte de la concentración permanente de la RFEVB. Desde ahí llega, tras un trabajo extraordinario para nutrir al voleibol español con las nuevas hornadas como mano derecha de Ricardo Maldonado, siguiendo la cátedra del actual seleccionador absoluto. Más en concreto, hace escasos días hizo su último ‘servicio’ para España, dirigiendo, como seleccionador español U19, al equipo nacional en el WEVZA 2021. Vuelve a casa como apuesta de futuro: Pablo Ruiz, o recuperar talento almeriense.

Manolo Berenguel lo incorpora al cuerpo técnico verde como entrenador asistente y como ‘enlace’ con Enrique de Haro para la preparación física, dada la polivalencia de este técnico, licenciado en CCAFD y posgrado especializado en alto rendimiento, además de hombre de voleibol de toda la vida. Precisamente el míster ha sido clave: “Tengo que reconocer que, sin duda, el motivo principal de mi elección es Manolo; desde el primer momento me transmitió su confianza en lo que yo podía aportar y es irrechazable cuando esas expectativas están puestas en ti”. Además, tiene ‘pura raza’ blanquiverde: “Tengo grabados en la memoria muchísimos partidos de los 20 años últimos, y ver jugadores almerienses, de nacimiento o adopción, jugando ante los mejores del mundo, es algo que no todo el mundo puede vivir”.

Sus recuerdos están frescos, “partidos en el Rafael Florido viendo a Manolo, Carlos Carreño, Juanjo Salvador, Cosme Prenafeta… y ese sentimiento de pertenencia al club es algo que te pone las cosas muy fáciles para tomar una decisión”. Por ello, a ‘Pablote’ Ruiz le ha llegado el momento: “No tengo duda de que mi elección es la correcta, estoy en el lugar donde tengo que estar y voy a hacer lo que durante tanto tiempo he deseado”. Tanto que “es un sueño desde niño, y después de cuatro años aprendiendo en Palencia, es un nuevo periodo de aprendizaje, pero, sobre todo, es un momento muy feliz en mi vida; poder ser ahora yo protagonista de los momentos que han jalonado mmi memoria es algo que realmente no tiene precio”.

En ese sentido, fichar por Unicaja Costa de Almería “paga todo el esfuerzo hecho hasta ahora”. El proceso previa ha sido de provecho: “Estos cuatro años en Palencia de la mano de Ricardo Maldonado han sido como realizar un máster; no puedo tener otro cosa que palabras de agradecimiento hacia él por lo que me ha aportado a nivel deportivo y personal”. La pandemia les ‘robó’ la gloria europea con la generación de 2000, pero ha sido mucho lo avanzado: “Llegué a Palencia siendo una persona y ahora regreso a casa siendo otra muy distinta en todos los sentidos, así que espero poder vivir este sueño disfrutándolo y aprovechándolo al máximo”. Lo primero ya lo tiene, “mucha ilusión”, y el motivo, también: “Soy ambicioso y creo que no se puede pertenecer a Unicaja Costa de Almería sin serlo”.

Pablo llega con todo y a por todas: “En estos últimos años me he formado en varios ámbitos distintos dentro de la actividad física y del deporte, y espero poder aportar mi profesionalidad”. Encaja allá donde va precisamente por ello: “Me gusta trabajar en equipo y transmitiré mi ilusión al resto de integrantes, y les ayudaré a disfrutar y a aprovechar al máximo esta temporada”. No en vano, es especialista en “sacar lo mejor de las personas” y se considera “alguien curioso”, así que enlazará su propia evolución y lo que pueda aportar al equipo”, siendo infinitas sus “ganas de seguir aprendiendo”, con lo que ayudará “al club a crecer como institución en un futuro”. A ello se refiere con la mirada puesta en la cantera ahorradora, de la que formó parte.

Vista su trayectoria, está claro que es “consciente de lo importante que puede llegar a ser la cantera para el buen funcionamiento del primer equipo y para que la ciudad, la afición y las instituciones se sientan identificadas con el proyecto”. No duda en el peligro de no afrontarlo así: “Si los clubes con una estructura tan fuerte como este no apuestan por sus canteras y por la formación de jóvenes jugadores, el voleibol español lo va a pasar muy mal en un futuro a corto y largo plazo”. Aplicando esto va a más: “Con la potenciación de la cantera verde creo que ganamos todos, tanto el club como el voleibol español; solo hay que ver cuántos jugadores españoles han pasado por la cantera o por el primer equipo de Unicaja en los últimos años”.

El primer plantel tendrá juventud ‘bendecida’ por Ruiz: “Poder vivir el día a día con un equipo como este es algo realmente valioso, compartir día a día con jugadores que lo han ganado todo y ver el esfuerzo que hacen en cada entrenamiento es un valor añadido para su formación”. Respecto precisamente a la plantilla, “tenemos un equipazo”, asegura, asumiendo que “la temporada pasada hubo un equipo muy, muy fuerte, se consiguió el subcampeonato de liga contra un potentísimo Guaguas jugando realmente bien y se han perdido jugadores muy buenos”. A su juicio, el club ha hecho una buena ‘transición’: “Recuperamos a Kukartsev, MVP y probablemente el jugador más determinante de la Superliga, contamos con el mejor colocador de la pasada CEV, con uno de los mejores receptores españoles de la actualidad, con un central de muchísima experiencia… vamos a luchar las dos competiciones”.

Es más, “manteniendo esa base, volver a Europa y ganar más títulos”, en medio de una subida de nivel generalizada de la Superliga: “Hay fichajes de mucho nombre, vuelta de jugadores importantes y equipos que mantienen la base más importante del año pasado, logrando retener a jugadores con muchas ofertas a nivel europeo, así que la competición va a ser realmente dura la próxima temporada, pero siempre es bonito que los partidos sean difíciles”. Con conocimiento de causa añade que “el próximo año veremos a varios jugadores jóvenes siendo importantes, como en Río Duero Soria con Álvaro Gimeno, Adrián Olalla o Pepe Villalba, Roi Losada en San Sadurniño o el caso de Toni Piris en Manacor, y el ejemplo más cercano es David López, que, sin duda, este año será su salto y nos dará muchas alegrías”.

El futuro lo ve en verde, con la base de que “tenemos la suerte de vivir en una ciudad increíble, algo impagable; las condiciones no pueden ser mejores y es una suerte tener al mejor equipo de voleibol en la historia de España en casa, lo que la gente tiene que valorar”. A la afición, “el objetivo es darle muchas alegrías, que el Moisés Ruiz se llene y que la gente venga a disfrutar, que ese rato en el que el balón está dentro del 9×18 sea un momento para que la afición disfrute de lo que hacemos”, y que no olvide su poder: “Recuerdo, sobre todo, partidos en el antiguo Rafael Florido, donde la afición marcaba el primer punto del partido y siempre era determinante en momentos importantes”. Ahí están sus orígenes, como en La Salle Chocillas.

Pablo Ruiz pasaba los recreos jugando al voleibol, “eso fue lo que me enganchó, el cómo se vivía el vóley en el colegio”. De ahí pasó a formar parte de Univoley, con gente que le marcó, “Álex Batista, Miguel Blanco, Javi Ortiz, Viedma…”. Más tarde “tuve la suerte de pasar por Unicaja en mi etapa juvenil, donde me entrenó Manolo Berenguel, que me hizo amar, más si cabe, este deporte”, reconoce: “Poder vivir el día a día con alguien que había sido un ídolo desde pequeño, fue una experiencia increíble”. Estudiando la carrera en la Universidad de Murcia coincidió con Hilarión González, Venancio Costa o Antonio García de Alcaraz, “que siguieron regando la semilla que me habían plantado durante tantos años en Almería”. Con el título bajo el brazo la RFEVB le concedió una ayuda para el Máster en Alto Rendimiento Deportivo a través del CSD y le dio la oportunidad de unirse a la Concentración Permanente. Se siente agradecido de Ricardo Maldonado ante todo, así como de Alberto Toribio o Juan Carlos Suárez, Carlos Carreño, “que ha sido una influencia muy, muy importante en la forma de ver las cosas y de afrontarlas”.

Noticias relacionadas

…Y Monfort dijo ‘aquí estoy yo’

Jose Bayo

“Vamos a Lugo con muchísima ilusión y confianza”

Víctor Arrufat

“Una segunda vuelta dura e ilusionante” espera al CD El Ejido 2012 y a Wilfred

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies