Radio Marca Almeria
RadioBlog: Minuto 92

Soledad e inacción

Hablábamos ayer de la soledad de Alfonso García; de su soledad y de su falta de integración en el tejido deportivo y social almeriense, que en buena parte puede ser la causa de esa soledad y de la falta de pegada, de llegada, de la que adolece la entidad.

Está, Alfonso, según nos cuentan, en período de reflexión. Está pensando qué hacer con el futuro a corto y a largo, cómo afrontar una nueva y dura temporada en Segunda División A. Seguramente, el presidente se ha equivocado en muchas cosas e incluso es posible que haya pecado de falta de ambición o, lo que es peor, de retar a toda una ciudad, a toda una provincia, a que apoye más el proyecto, si es que quiere que él vuelva a involucrarse económicamente como al principio. Todo eso es posible.

Y siendo así, lo normal es que a Alfonso se le pongan todos esos errores sobre la mesa.

Pero, sinceramente, también creo que Alfonso sigue mereciendo el reconocimiento por lo que ha hecho desde que llegó a Almería. Con sus errores y con sus aciertos, Almería ha vivido, con su presidencia, el período más largo en Primera División en toda su historia.

Por tanto, Almería, la Almería futbolística, puede elegir ahora entre confrontar con Alfonso, recriminarle, convertirlo en blanco de críticas lo más destructivas posibles, o intentar hacerle ver que ni todo es tan negro como él lo ve a veces ni la falta de apoyos nos diferencia tanto de otras ciudades.

Alfonso ha de ver una ciudad y una provincia en las que sí gusta el fútbol, en las que hay opciones de conseguir apoyos importantes, en las que hay gente suficiente como para llenar un par de estadios mediterráneos y en la que el proyecto puede volver a enganchar.

Si tú lo has pasado mal con el descenso, imagínate él. Para él también es un momento muy duro. Hay que darle tiempo y, sobre todo, hacer lo posible porque se sienta un poco menos sólo. Y él, obviamente, debe reconocer errores y cambiar comportamientos. El Almería tiene que ser un club más abierto, menos presidencialista y menos cerrado a la gente, con más promoción de sí mismo y que participe y haga participar más de la vida social almeriense. Posiblemente ése sea el camino, de Alfonso… y del Almería.

Noticias relacionadas

… la cara que se te queda

‘Caso Segura’ o ‘caso Gianfranco II’: el arte de vetar, apartar, amenazar y castigar

Redacción Radio Marca

¿Y si fuera él?

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies