Radio Marca Almeria
Destacados Polideportivo

Saaremaa aparta a Unicaja del sueño europeo (1-3)

 

No pudo ser, se intentó, pero no se logró, sobrepasados por el saque y el bloqueo llegado desde el otro lado de la red. La advertencia previa de Manolo Berenguel se vio muy ajustada a la realidad de un partido en el que Unicaja Costa de Almería no se encontró cómodo en prácticamente ningún momento, excepción hecha del tercer set, el de la esperanza en la remontada, que no tuvo continuidad después para llevar el encuentro hasta el tie-break o hasta el ‘set de oro’. Tras sufrir enormemente por culpa de un ‘atasco’ de juego, provocado por el servicio de Jiménez, ello con 18-18 en el primer set y con continuidad en el segundo, era muy complicado entrar otra vez en el partido, pero se logró con el apoyo de un público excepcional que dio un aspecto magnífico al Moisés Ruiz. Sin embargo, hecho lo que parecía más difícil, encontrado otra vez el tono de juego, el 25-19 no sirvió para dar tranquilidad ni para aminorar el error, una losa que resultó imposible de levantar.

Así, el 1-3 de Saaremaa mejoró el 2-3 de Unicaja Costa de Almería, y el que pasa a la siguiente ronda, los cuartos de final, para medirse a Milán, es el equipo dirigido por el griego Ioannis Kalmazidis. La aventura europea del club blanquiverde tocó a su fin en los octavos de final de la CEV Challenge Cup, después de tres victorias y la derrota de este jueves, en su regreso tras siente años de ausencia continental. A la plantilla le pesó física y anímicamente la Copa del Rey y los dos tie-breaks en tan pocas horas, más la derrota en la final, y en la mayor parte del choque le faltó ese brillo habitual con el que tanto ha lucido esta temporada. Sin tiempo para nada más que para viajar, puesto que de la pista prácticamente de seguido se sube en el bus para iniciar camino hacia la Superliga, otra vez a Mallorca, para medirse esta vez con Manacor, es momento de la reflexión en positivo y de valorar los logros pese a tanta merma de lesiones, a la que se une la de Fran Iribarne ahora.

El máximo anotador del encuentro fue el opuesto visitante Daniel Maciel, autor de 20 puntos, seguido por su compañero Javier Jiménez, con 16, mientras que el mejor de los verdes resultó Hage, que elevó su cuenta hasta los 14 tantos. En saque fue igualmente Maciel el más destacado, con 4 puntos directos frente a los dos de Hage, y en bloqueo dominó el estonio Treial, con 4 tantos, seguido de Hage con 3, al igual que Giger y Pupart por el lado de Saaremaa. En esa faceta del juego, como en la final copera, se marcó gran parte de la diferencia, ya que los visitantes hicieron 14 en total frente a los 7 locales. Se fue peor en recepción, con unos números no muy destacados, pero en gran medida porque los rivales sacaron como si el Moisés Ruiz y sus referencias fueran las suyas durante toda la temporada (hasta 9 aces). Los números de éxito atacante resultaron más nivelados entre ambos bandos.

El primer set fue de inicio desigual, con un 1-5 que daba un serio aviso a los verdes sobre las intenciones de remontada de Saaremaa. Con todo, se supo rehacer poco a poco el conjunto almeriense, que sufrió el inicio del saque de Jiménez, que pudo llegar al punto a punto que tan poco gusta a los de Kalmazidis, pero que después de haber estado con opciones de un pulso final (18-18), se vio destrozado otra vez por el cubano. La rotación lo metió al servicio con esa igualada y abrió brecha justo en el peor momento, entrando en la veintena para arrinconar con 18-22 a Unicaja Costa de Almería y facilitar el 0-1 al que se llegó con 20-25. Dolió, y mucho, en las filas ahorradoras, hasta el extremo de que el segundo set no tuvo más historia que la de la superioridad manifiesta de los estonios. Incómodos sobre el campo, muy a merced de los saques rivales, los hombres de Manolo Berenguel sufrieron un duro castigo, algo maquillado al final (19-25), del que parecía imposible levantarse.

Nada más lejos de la realidad, una vez más Unicaja Costa de Almería demostró la pasta de la que está hecho y después de sostener el pulso a un Saaremaa que iba lanzado, se puso por delante por primera vez en mucho tiempo con un 9-8 que más tarde se pudo ampliar. Ignacio Sánchez en el campo, dando una lectura distinta y otro ritmo al juego verde, condujo a la victoria parcial, con momentos de brillantez en el juego. No peligró el recorte en el marcador en ningún momento, y cayó el 1-2 por 25-19, devolución de moneda gracias al uso de las mismas armas que antes le había aniquilado. Si se hacía un set más, como mínimo se garantizaba llegar al set de oro en caso de derrota, y se había demostrado que el modo de jugar a Saaremaa era presionándolo. La mala suerte se ciñó una vez más sobre el equipo, con lesión de Fran Iribarne en el 2-2. Se perdió la claridad en el juego, se cometieron errores y no se aprovecharon las ocasiones, lo que supuso calcar el segundo set (16-25).

Noticias relacionadas

…Y Monfort dijo ‘aquí estoy yo’

Jose Bayo

“Un partido apasionante” espera al Almería

Jose Bayo

“Querer y no poder”, el drama del CD El Ejido

Jose Bayo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies