Radio Marca Almeria
RadioBlog: Minuto 92

La ley está para cumplirla y, en el tema económico del fútbol, también

Va ya para tres semanas que concluyó la temporada en Primera División, con aquella trágica tarde en la que el Valencia le puso el sello en la frente al Almería, certificando lo que nadie se quería creer.

La temporada concluyó con el ya anunciado y cantado descenso del Córdoba y los del Éibar y el Almería a Segunda División. En cambio, el endurecimiento de los controles económicos en la categoría, que ya tocaba, ha hecho que estemos ya casi a mitad de junio y todavía no tengamos claro cuáles de esos tres equipos jugarán en Segunda y cuáles en Primera la próxima campaña.

Primero fue el Elche, el que tomaba el camino descendente gracias a la magnífica deuda con la que se ha estado bandeando durante sus años en la máxima categoría, lo cual suponía el rebote del Éibar hacia la Liga BBVA.

En ese momento, el más optimista de los aficionados del Almería pensó, a buen seguro: ¿Y por qué no? Bueno, en realidad, aquel ‘por qué no’ sigue siendo una quimera, más una utopía que una realidad, pero si tenemos que ser sinceros, tampoco vamos a ocultar que el residente de la Liga de Fútbol Profesional decía anteanoche que el Getafe tiene posibilidades reales de dar con sus huesos en Segunda. Y ojo, porque si ello fuera así, que no lo querrán en la localidad del Sur de Madrid, el Almería tomaría justo el mismo camino que el Éibar.

No seré yo quien diga que esto está fácil, a día de hoy, pero tampoco tengo ninguna duda de que no tiene el Elche penas mucho más gordas que las del Getafe, como para que los franjiverdes se hayan ido para abajo y los azulones se queden en lo alto del bote salvavidas.

Mientras tanto, aquí en Radio Marca, escuchaba no sin rubor, ayer, a Roberto Gómez, ese compañero nuestro, de Madrid, tan hábil para meterse en charcos como para sostener las posiciones más inauditas y rocambolescas, decir que es una vergüenza que bajen el Elche o el Getafe, porque lo que se ha ganado en el campo no se debe perder en los despachos.

Es de imaginar que estuviera poco descansado el compañero Gómez, que le pillara la tertulia, con Vicente Ortega a las nueve de la mañana, todavía con la guardia baja; Porque lo que nunca vamos a pensar es que se presentara en ella con dedo y medio de aguardiente entre pecho y espalda.

De otro modo no se explica que el amigo Roberto no entienda que la ley está para cumplirla, y que si en lugar de jugar con un balón en el campo del Getafe o del Elche se jugara con un ladrillo, si sus respectivos campos en vez de 105×70 tuvieran 30×250 o si estos equipos se dedicaran a untar a los colegiados que tan amablemente se brindan a dirigir sus partidos, la ley indudablemente tendría que darles por perdido lo que han ganado en el campo.

A ver si va a ser lo mismo sostener un equipo saneado y que cumple con todas sus obligaciones que andar por ahí haciendo ‘simpas’ a diestro y siniestro, en versión futbolística de elite.

Noticias relacionadas

… la cara que se te queda

‘Caso Segura’ o ‘caso Gianfranco II’: el arte de vetar, apartar, amenazar y castigar

Redacción Radio Marca

¿Y si fuera él?

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies