Radio Marca Almeria
RadioBlog: Minuto 92

La hora de sumar y no restar

Posted by Radio Marca Almería on Tuesday, April 3, 2018

 

Está el Almería en la cuerda floja, metido hasta las trancas en la lucha por no caer al pozo de la Segunda B, con el agravante, respecto al pasado año, de que no hemos estado tantas jornadas entre los cuatro últimos y ello podría darnos la sensación de que vamos sobrados, y con el grave problema añadido de que las lesiones parecen haber puesto en el Mediterráneo una pista de aterrizaje.

Con Mandi y Fran Rodríguez descartados para lo que resta de campaña, Joaquín y Owona que no estarán al menos en un mes, Tino Costa que vuelve a estar a punto de estar disponible, como se pasó meses en el primer tercio de Liga, y los que cada jornada se lo van a ir perdiendo por acumulación de amarillas (esta semana le toca nada menos que a Pozo), no parece buena idea seguir restando, a la resta obligatoria que ya de por sí nos plantean las circunstancias.

En este punto, está uno convencido de que sólo hacer una piña ahí dentro, en el vestuario, en la que todo el mundo se sienta importante por lo que haga y también por lo que ayude al prójimo, servirá para cumplir un objetivo que persiguen también otras auténticas hienas de la categoría.

Y cuando lo prudente es, sin género de dudas, sumar, subir a todo el mundo al carro, incluso a los que ya no volverán a jugar, casi parece que en el Almería está sucediendo lo contrario, que cada semana se cae uno, se baja uno del vehículo que debería conducirnos a la salvación.

Primero fue Fidel, jugador franquicia cuando llegó, futbolista de calidad que venía de triunfar en un Córdoba de play off, que nunca ha llegado a engancharse del todo, pero que este año se ha desapuntado de manera flagrante, hasta el punto de no entrar en las convocatorias ni cuando hay hasta cinco lesionados.

El siguiente ha sido Nano, del que ya circulan mil y un bulos sobre el motivo por el que Lucas lo condena a la suplencia una semana sí y otra también, ofreciéndonos el poco atractivo espectáculo de un Pervis al que sólo le hace falta saltar al campo para, con todos los respetos, demostrar que está a años luz de su teórico titular, hoy suplente.

Y entre tanto, hemos perdido también a Juan Muñoz, llegado en verano para ser el titular de Caballero en la punta de ataque, ahora igualado con Fidel en el más profundo de los ostracismos.

Cinco lesionados más tres desahuciados son ocho; ocho futbolistas que Lucas no puede utilizar en un momento clave de la temporada, lo cual se prolongará todavía varios partidos más, en una plantilla de 24 hombres, dos de ellos con ficha del filial.

Sin duda que desconocemos qué ha pasado con Fidel, Nano y Juan Muñoz y, sabiendo la profesionalidad de Lucas, no me caben dudas tampoco de que el granadino tiene sobrados motivos para haberlos metido en el cuarto oscuro.

Pero también tengo claro que una de las labores del entrenador es hacer que jueguen los que tienen problemas, los díscolos, los que no corren, los que no hacen de buen grado lo que manda el técnico. Hacer que rindan los otros, los obedientes, es algo que conseguiría cualquiera. Un entrenador de categoría, como es Lucas, tiene el reto en recuperar a los que ha bajado del carro. Quizás ahí esté la salvación.

Noticias relacionadas

… la cara que se te queda

‘Caso Segura’ o ‘caso Gianfranco II’: el arte de vetar, apartar, amenazar y castigar

Redacción Radio Marca

¿Y si fuera él?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies