Radio Marca Almeria
Destacados Polideportivo

Instrucciones a Unicaja para el título: borrar pre y dejar temporada

 Unicaja Almería afronta su final número 58 del voleibol nacional, más especialque ninguna al tratarse del inicio de una nueva era marcada por la COVID, optando al título 30 de su palmarés, octava Supercopa.

Una de las cuestiones a desvelar será cómo ha cambiado la vida desde hace siete meses prácticamente exactos, cuando se vieron las caras por última vez estos dos protagonistas de los duelos por los títulos en la década, la de los años 10 a los años 20 del nuevo milenio, que acaba de tocar a su fin. En aquel febrero, que parece tan lejano, Unicaja Almería remontó un 0-1 para imponerse por 3-1 en el Moisés Ruiz y dejar prácticamente sentenciada la fase regular de la Superliga. Antes, en concreto tres semanas, los turolenses ganaron un partido de dos vencedores, monumento al voleibol por parte de ambos equipos, arrebatando a los ahorradores el trono en un espectacular torneo de la Copa del Rey. Aquel 2-3 en sets para Teruel, o aquel 107-106 en puntos para Unicaja, aquel 13-15 en el tie-briek, es el último referente en lo que respecta a una final. Ahora toca otra más, y en Almería sí ha habido cambios.

Desde el mismo relevo en la presidencia del club, con siete fichajes en pistay poco tiempo para ensamblar piezas, el conjunto blanquiverde viaja con algo tan peligroso para el anfitrión y favorito como la idea clara de que ‘no hay nada que perder’. Se le ha sabido, además, sacar punta a las valoraciones negativas externas que, tras dos partidos amistosos en Las Palmas, han arreciado. Es más, este grupo, si algo tiene, es mucha entidad, jugadores contrastados, de carácter, que saben ganar títulos y a los que les motivan las adversidades. Así, el cóctel emocional será determinante sin duda alguna. Si lleva las dosis adecuadas, se verá el verdadero rendimiento de los hombres de Manolo Berenguel y el título estará más cerca. Pero ni siquiera jugando bien hay modo de garantizar la victoria, porque el Teruel no ha cambiado casi nada.

El cuadro dirigido por Miguel Rivera es prácticamente idéntico, salvo tres pinceladas de las que solo dos pueden ser clave. La marcha de Jukoski ha devuelto el sitio al joven MilanJovanovic, y la de Plak ha dejado hueco para la torre de la Superliga de este año, el estonio MartNaaber y sus dos metros y doce centímetros. El tercero en llegar ha sido el argentino Mariano Vildosola, pero en su puesto, el de receptor, hay un referente sobre todos los demás, el eterno Thomas Ereu, y dos internacionales con los Redlynxes, Víctor Rodríguez y Jordi Ramón. Además, la base del juego está en las manos del canario César Martín, un colocador de garantías que adelantó su vuelta al trabajo y que se encuentra, a buen seguro, en un pico de forma. El opuesto sigue siendo Gavenda, referente en la citada final de la Copa del Rey 2020, y en la ‘retaguardia’ se cuenta con la tranquilidad que da Gámiz. Bugallo y Parres, ambos ex de Unicaja, son de sobra conocidos para completar la tripleta de centrales.

Dicho todo esto, en la expedición almeriense tienen asumido que no es tan básico el rodaje para Teruel que como para Unicaja, al medirse un equipo hecho y otro por hacerse, ambos además viendo amenazada seriamente su hegemonía nacional por el tremendo tirón dado en otros clubes. Queda claro que jugar una final va a estar muy caro esta campaña, y que esta que ahora llega abre temporada, pero está del todo vinculada a la anterior. De producirse un nuevo orden en el voleibol español, o al menos una lucha más abierta, como todos los amantes de este deporte desean, debe ser considerado como un privilegio optar al título de la Supercopa. Son ocho las que suman los turolenses, las cuatro últimas consecutivas y en casa, y siete las que luce Unicaja Almería, si bien es una competición que no se disputó en su época dorada, cuando había dobletes verdes, ya que, de haberse jugado, la cuenta podría ser más amplia… o no. En el deporte nunca hay nada escrito, y eso va en la maleta.

Lo que sí está muy claro es que será el estreno del voleibol español con público, lo que es una alegría después de todo lo vivido antes y lo que se está produciendo en esta segunda ola de coronavirus. Las medidas de seguridad serán muchas, tantas como las que caben en un compendio de tres protocolos distintos, y se va a perder algo tan bonito como las confidencias y ratos de charla entre jugadores de uno y de otro equipo antes y después del encuentro. Entrarán por separado, no se cruzarán y solo se verán frente a frente, pero seguro que con muchas caras de complicidad a un lado y otro de la red. La limitación de aforo de Los Planos se ha quedado en 300 espectadores, distribuidas principalmente entre los socios como gesto de vuelta a la pasión por el voleibol. Como dato importante, dirigirán la final José Luis Arrarte, de alicante, y Mario Bernaola, de Valencia, y otro más, hay cambio de suelo en el recinto aragonés, que se estrenará a lo grande.

Noticias relacionadas

…Y Monfort dijo ‘aquí estoy yo’

Jose Bayo

“Un partido apasionante” espera al Almería

Jose Bayo

“Querer y no poder”, el drama del CD El Ejido

Jose Bayo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies