Radio Marca Almeria
Manolo Soler

Goleadas

Hoy no he querido escribir sobre el tema de moda en nuestra ciudad, que no es otro que el de José Ángel Pozo y su fichaje inminente por el potentísimo F. C. Barcelona en el mercado de invierno, recientemente comentado en el programa ¨El Transistor¨ Onda Cero,  y que a raíz de dar la noticia,  diferentes medios catalanes empezaron a difundir como un hecho, llegando a todos los medios provinciales y nacionales.

Entiendo que es una noticia impactante, y que seguro que de ser verdad, el mandamás se estará frotando las manos, pues se meterá en el bolsillo unos cuantos millones más, que aliviará la mala sensación que debe de tener por la pésima gestión en cuanto a confección de plantilla en las últimas temporadas. Que lejos de reforzar la plantilla en el mercado invernal, aligeraría de equipaje y gasto a la primera plantilla, eso sí, debilitándola  a más no poder. Demostrando que lo que menos importa es lo deportivo. Y que se entendería el porqué del anuncio de su hija hace unos días, del déficit contraído de la pasada temporada. De ser verdad la marcha de ¨nuestro¨ mejor jugador, seguro saldrían al paso con lo de que ´hay que quitarse el déficit´, que dicen ellos que hay.

Pero bueno, como seguro se le va a dar mucha prensa al tema, pero hoy voy a referirme a otra noticia que se hizo eco estos días en la prensa nacional. Y me refiero a la goleada de de Las Palmas B  a Las Coloradas en categoría alevín.

Lo de menos, debería de ser lo abultado del resultado, si no la decepción de esos pequeños, que apenas lleva tiempo en el deporte y ya están compitiendo.  Y sobre qué mecanismos tienen o pueden disponer las federaciones u organizaciones de competiciones para poder controlar este tema.

En algunos deportes como balonmano, baloncesto… hay límite de goles o puntos, y cuando se llega al tope, se deja de sumar. Hablamos siempre de categorías inferiores.

En futbol, también hay federaciones o delegaciones que ya han puesto en marcha mecanismos para contrarrestar la mala sensación o decepción de los chavales después de haber sido goleados en un partido.

Federaciones como la andaluza,  que en los actas tienen de tope poner –creo- que 6 goles. O la asturiana, -creo- que son de 5 goles de tope. Estos son algunos ejemplos de que sí que se plantean este tipo de situaciones complejas, aunque no a la velocidad que uno desearía.

Es más, es difícil ponernos todos de acuerdo. Pues unos piensan que hasta cierta edad no se debería competir (cosa que en cierta parte coincido) y buscar otras opciones.

La mía personal, en edades bebe (que ya se hace), prebenjamin y benjamín, más que competiciones largas, se debería hacer a modo rotativo por todas las instalaciones, concentraciones semanales, y realizar competiciones de solo un día, o en algún caso de dos, con tiempos más reducidos. Buscando mas semejanza en el nivel de los equipos. Que más que tener el objetivo de competir, sería el de formar, empatizar… con este deporte, y no todo lo contrario.

En categorías alevín, infantil y cadete, en las que ya hay competiciones superiores a nivel de autonomía, compitiendo equipos de las diferentes provincias. En dichas  categorías a nivel provincial, creo se debería buscar otro mecanismo, por ejemplo basado en poder limitar el número de fichajes de los grandes clubes, y debilitar así a clubes con menos posibilidades.

Esto último es una idea mía, que por citar lo más cercano que tenemos, la U.D. Almería, suele tener la posibilidad de tocar al jugador del club que quiera y le apetezca, sea del club que sea. Cuantos niños de equipos como Pavía, Oriente, Los Molinos… son tocados por observadores o entrenadores del Almería cada temporada? Están los clubes molestos por este tema?

Tengo claro, y entiendo que el club más representativo debe tener los mejores jugadores de la provincia, y de que a cualquier crio, le hace mucha ilusión  defender los colores del equipo de su tierra. Pero cuantos jugadores de la tierra llegan al primer equipo?

Como se ve, hay muchos temas que habría que ver detenidamente, y no acordarnos de estos temas cuando un equipo es goleado con resultados impropios de competición. Luego es muy fácil opinar cosas como, si el entrenador rival debería haberlo evitado, y cosas así. Muy compleja es la situación.

Hace ya un tiempo tuve la oportunidad de comprobar algo que viene que ni al pelo con este tema. Y es que en dos partidos seguidos, en los que el equipo fuerte goleó a sus dos rivales, en el primero, tras la goleada, los comentarios en la grada era que ´cómo no! si el entrenador hizo saltar al campo los mejores jugadores, los denominados ¨titulares¨. Por eso golearon´, según la grada. En el siguiente partido, el entrenador alineó de titulares a los no habituales, los denominados ¨suplentes¨, también golearon, pero esta vez, los comentarios en la grada de turno, era que ´normal golearan, pues los suplentes como apenas juegan, quieren demostrar a su entrenador que pueden hacerlo muy bien, y han corrido más que los titulares´. O sea, por eso golearon.

Esto demuestra como no hay una misma manera de enfocar este tema de las goleadas en el futbol base. Que aunque nos guste poco o nada, se dan y se seguirán dando. Pero estamos en la obligación de buscar soluciones.

Noticias relacionadas

Y SE MARCHÓ

Vestuarios

Victor J. Hernandez Bru

Torneos de fútbol base

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies