Ferrera cierra el triángulo de capitanes del Unicaja Almería desde retaguardia

 

El ‘nuevo’ líbero ahorrador se aclimata perfectamente a su nueva posición y luce ambición mostrándose muy optimista con el futuro del equipo en esta temporada

Las matemáticas son una ciencia exacta con difícil traslado al deporte, en el que hay muchas cosas impredecibles y demasiadas inexplicables. En ellas, la rama de la geometría sí que tiene su aplicación en muchas modalidades, sobre todo con los ‘dibujos’ que los jugadores forman distribuidos sobre el terreno de juego. En Unicaja Almería, dentro y fuera del mismo, existe un triángulo equilátero con los vértices llamados Almansa, Ruiz y Ferrera, Jorge, Borja y Mario. Los tres han sido titulares en el debut de la nueva Superliga, y dan testimonio del peso específico tan grande que mete el conjunto ahorrador en pista, complementado con hombres de reconocido prestigio y amplia trayectoria en el voleibol español.

El sevillano Ferrera ya ha sumado su primer título como líbero, ya que se ganó la Copa de Andalucía, pero es el arranque liguero el que lo pone en el inicio definitivo de su nueva vida ‘voleibolística’, que inaugura pleno de ambición: “Poco a poco después de un mes o mes y pico ya empiezas a creértelo un poco más, y ahora en lo que pienso es en ser el mejor líbero de España, para eso me cambio, no para otra cosa, así que con ilusión y con muchas ganas de seguir haciéndolo como lo estamos haciendo, y de seguir ganando partidos en el Moisés Ruiz y fuera”. Y es que el primer choque fue de alto nivel y lució un gran ambiente: “Contento, y como siempre, hemos intentado que la afición esté con nosotros”.

Sabe Mario de la importancia de sentirse arropados, pero de compartir con una grada que jamás falla: “Es un jugador más y procuraremos que vengan nuestros seguidores todo lo posible, que vamos a intentar que disfruten desde el principio, como hemos hecho, y a darlo todo con ellos, que es lo importante”. Se nota el poso de la capitanía en este palaciego, compartida con dos tipos jóvenes pero muy experimentados que invitan a grandes éxitos: “Almansa está como muy consolidado en el equipo y tiene 25 años, es joven, como Borja, así que esa responsabilidad también tiene un poco esa ambición de juventud y espero ‘chupar’ algo de ella, porque aunque no soy viejo, no tengo 25 como ellos, y a disfrutar”.

Son realmente un particular ‘triángulo de las Bermudas’ en el que desaparecen las ilusiones de los adversarios, y que cualquier equipo querría en sus filas: “Por lo pronto vamos a disfrutarlo aquí en Unicaja y a dar todas las victorias que el cuerpo resista, con la gente disfrutando”. Ya se hizo en la jornada inaugural, tomada con la cautela necesaria ante la escasez de datos y de sensaciones: “Era un poco incógnita porque conocíamos a casi todos los jugadores de Melilla, pero no sabíamos cómo iban a funcionar como equipo; la verdad es que en alguna faceta no funcionaron y eso se notó, que nosotros tiramos en ‘rece’ y ataque y que ellos sufrieron en ataque; se notó que ellos todavía no tienen ese feeling”.

Pero también había que despejar las propias incógnitas: “No sabíamos cómo iban a funcionar, pero tampoco sabíamos como íbamos nosotros a jugar como conjunto porque no hemos podido mucho, solo con Mintonette, que es al fin y al cabo un equipo de Superliga 2, y en Portugal con otra pelota, así que estaba todo un poco en el aire y creo que salió bastante bien para nosotros”. A la vista queda el 3-0 del marcador final, pero sobre todo la imagen de solidez pese a la calidad del rival. En saque, el principal protagonista para ‘desactivarlo’, y eso que Melilla lo tiene muy bueno, especialmente Vicente Monfort, fue Ferrera: “Sacaron bastante bien y en algunas rachas nos costó un poco de trabajo ponerla perfecta”.

Pero el voleibol es un juego en equipo por excelencia, y hay otras cinco piezas en la pista que hacen muy bien su trabajo, con especial mención al ‘segundo toque’: “Aun así, con complicaciones en recepción, con Ignacio –Sánchez- vimos que con una bola medio alta de tres o cuatro metros el equipo funcionó, y solo hay que ver los números en el porcentaje de ataque de cada compañero, “así que no tuvimos muchos problemas con la pelota a metro y medio o dos metros”. Melilla ‘guerreó’ como se esperaba, pero sin recibir alegrías: “Incluso hay un par de set en los que hasta el 20 pudieron aguantar un poco el tirón, pero al final del set estuvimos muy serios y lo jugamos como tuvimos que hacerlo para que no tuvieran oportunidad”.

El resumen de Mario Ferrera es claro: “Creo que el equipo estuvo bastante bien para ser el primer partido”. Por ello, toca seguir en una pista complicada: “Vamos a ver si hay algún vídeo de Mediterráneo para analizar cómo ha jugado este último partido, pero tampoco se puede saber mucho con eso; lo que sí está claro es que iremos con las ganas que hemos tenido frente a Melilla e iremos, por tanto, a por todas en una pista complicada como es Castellón”. Es el común denominador a la hora de valorar el Pablo Herrera: “Es peor en enero, así que menos mal que vamos en octubre y no hace tanto frío pese a que algo hará; creemos que hemos tenido un poco de suerte con el calendario y a vamos allí a darlo todo”.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin