Radio Marca Almeria
Destacados Polideportivo

El Unicaja Costa de Almería, preparado para el clásico ante Río Duero Soria

De nuevo habrá un extraordinario ambiente en el Moisés Ruiz, que se despide hasta 2022 con una acción solidaria por parte del club verde.

Se reúnen este sábado todos los ingredientes para vivir una gran fiesta del voleibol español en el templo ahorrador. Dos equipazos frente a frente, más de tres décadas consecutivas de historia de dos ciudades distintas, pero a su vez complementarias, en el máximo nivel de este deporte, los ecos de una monumental eliminatoria en la temporada pasada y un reclamo solidario. Río Duero Soria vuelve al escenario en el que rozó meterse en semifinales de la Superliga, pero se topó con la remontada épica de un Unicaja Costa de Almería que acabó por meterse en la gran final. Tras perder en Los Pajaritos se encadenaron dos victorias en sendos partidazos que se quedaron guardados en la retina del espectador. Y este sábado… más, seguro.

Los sorianos, ahora dirigidos por el vallisoletano Luis Alberto Toribio, llegan quintos con 18 puntos, seis triunfos en su cuenta por tres derrotas, muy fuertes en casa, en donde permanecen invictos, y con peores resultados a domicilio. Han ganado solo una vez lejos de Los Pajaritos, perdieron 3-0 contra Guaguas, 3-2 frente a Boiro y 3-1 en Manacor, y doblegaron a Valencia por 0-3 en la cuarta jornada de liga. Están ya clasificados para disputar la Copa del Rey, cita que se perdieron el curso anterior, y representan perfectamente la ‘defensa numantina’ con una actitud combativa en extremo. Además, han ‘devuelto’ a España a uno de sus grandes talentos, un chico de ‘solo’ 205 centímetros formado en EEUU y que está brillando como se esperaba.

Se trata de Álvaro Gimeno, que si bien acabó la temporada pasada en Barça Vóley puede dar por realizada realmente su vuelta al vóley español a través de Río Duero Soria. Es el gran referente atacante, aunque de eso no anda nada mal el conjunto de Toribio, reconvirtiendo en receptor a Adrián Olalla, todo un artillero consagrado a sus 20 años, y proyectando a otra perla, Pepe Villalba, 21 años, hercúleo ataque y estabilidad en recepción. En todo caso, de la juventud a la veteranía, por cuatro le aporta a su equipo el de siempre, un Manu Salvador incombustible cuyas calidad y energía nunca se agotan, capitán con mando en plaza. Por el centro igualmente se tiene muy bien cubierta la plaza con la pareja brasileña Igor Iuri y Mario Junior, más Juan Francisco Frías, otro joven valor de solo 21 años que juega como veterano.

Y es que la apuesta de juventud de años atrás está dando sus frutos, el equilibrio entre la experiencia y el ímpetu nuevo, algo que se ve muy bien en los colocadores Xavi Folguera, el habitual, y Lucas Lorente, internacional absoluto con 20 años que es futuro presente. En ese mismo puesto está otro clásico del club, Jaime Pérez, al que se le ve poco en las convocatorias lejos de Soria, séptima temporada de celeste para ser una institución del club. En el puesto de líbero se ha consolidado Alejandro San Martín, madrileño que vive de modo muy intenso cada partido, y con él han ido rotando Óscar Serna en su vuelta al ‘ruedo’ o un joven valor, receptor, de la cantera que está ya en la dinámica de su primer equipo, Rodrigo Jiménez, 16 años.

Plantilla de 15 integrantes, Jimeno tiene dos reservas, uno que es todo un seguro de vida, nada menos que Luis Martín, que cayera lesionado en la Copa del Rey de Palma de Mallorca defendiendo a Arenal Emevé Lugo tras salir de Soria, donde jugó cuatro temporadas antes y a donde ha regresado tras pasar también por Textil. El otro opuesto es una apuesta de larga distancia, un joven brasileño de 16 años que sobresale en las fotos por su altura, con nada menos que 207 centímetros ahora, con esa edad, que alterna sus entrenamientos entre la cantera y el primer plantel. Completísimo el cuadro soriano, además está jugando muy bien, invicto en su casa por méritos propios y que lejos empezará a sumar a otro ritmo más pronto que tarde.

Unicaja Costa de Almería pretenderá que no sea a partir de este sábado, en su fin de 2021 como local. Último partido del año en el Moisés Ruiz, puesto que el final de la primera vuelta y el comienzo de la segunda serán fuera, en Ibiza y Valencia, hay doble ‘prima’ por la victoria. Por un lado, se sumarían diez victorias en otros tantos partidos, a un paso nada más del desafío de finalizar invictos la primera mitad de la fase regular, y por otro lado las matemáticas le darían la ‘medalla de chocolate’ de ser campeones de invierno. No supone nada, o sí supone mucho, según el prisma desde el que se quiera mirar. Se trata de un espaldarazo moral y una confirmación al buen trabajo que se está haciendo, y además ser cabeza para la Copa del Rey.

En dos semanas quedarán cerrados los cruces, el primero contra el octavo, pero se sabe que no habrá eliminatoria sencilla y que por el medio hay mucha trampa. Dada la igualdad de la Superliga 2021/2022, cualquier equipo de los llamados favoritos a ganar podría entrar ‘mal colocado’ y propiciar unos cuartos y unas semifinales con el sabor de la final. En todo caso, Unicaja Costa de Almería quiere seguir ‘a lo suyo’, ganando mientras que disfruta jugando, y cuanto más fuerte es el adversario, mejor. Además, ha conseguido despertar de modo rotundo el gusto por el voleibol, con dos grandes entradas consecutivas en el Moisés Ruiz, y quiere hacer bueno el dicho de ‘no hay dos sin tres’. El encuentro dará comienzo a las 19.30 horas y será dirigido por Antonio Martínez y Pablo Granados, Alicante, igual que en Manacor a la inversa.

El equipo dirigido por Manolo Berenguel presenta una tarjeta casi perfecta, a la que solo le falta un punto que se escapó en Melilla, si bien se pesaron como oro los dos que se consiguieron jugando muy mermados. Por lo demás siempre se ha sumado de tres en tres, el equipo con menos sets y menos puntos encajados, con el mérito de permanecer invicto en una liga en la que el que menos ha perdido dos veces. Y si algo destaca, además de la unión del grupo como ‘arma no secreta’, es la fuerza de la afición, este sábado llamada a la solidaridad en una recogida de juguetes que después se donarán para que ningún niño se quede sin la ilusión de un regalo. Todo listo, se presenta un magnífico espectáculo que se presume ‘electrizante’, jornada ‘coja’ por el aplazamiento del Teruel-Manacor por COVID en las filas baleares.

Noticias relacionadas

…Y Monfort dijo ‘aquí estoy yo’

Jose Bayo

“Vamos a Lugo con muchísima ilusión y confianza”

Víctor Arrufat

“Una segunda vuelta dura e ilusionante” espera al CD El Ejido 2012 y a Wilfred

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies