Radio Marca Almeria
Alejandro Asensio

El que pasaba por allí

El Almería tiene una situación económica precaria. Y no lo digo yo, lo ha repetido Miguel Ángel Corona en varias ocasiones. Es por ello que la plantilla está siendo completada con jugadores que no quiere nadie o casi nadie; esa es la lectura. Hablamos de Sulayman y Soleri, jugadores de Segunda B que están por hacerse un sitio en fútbol profesional. Y quizá lo consigan, no lo pongo en duda, pero desde luego parece una evidencia que lo lógico es que no mejoren lo que tenemos.

El Almería suele adolecer de ansiedad y de falta de oficio. He ahí Gaspar, que daba recital tras recital en el filial pero que ahora, con los grandes, carece de la tranquilidad que le permita desarrollar todo el fútbol que tiene dentro; que es mucho. O Juan Muñoz, con detalles de buen delantero pero sin chispa. Hablar de otros como Álamo, sin ritmo ante sus repetidas ausencias, demuestra las carencias de una plantilla que no acompaña a un buen once inicial. La salida de Fidel, que no estaba cuajando un buen partido ante el Numancia, demostró que no hay nadie en el banquillo para revertir la situación.

Por ello no creo ni que Sulayman o Soleri sean jugadores buscados por el Almería. Más bien suena a pillar lo que pase por delante, aunque no lo quiera nadie, si sale a buen precio. Artimaña de equipo pequeño y con pocas posibilidades. Dudo mucho, y ojalá me equivoque, que el mediocentro africano aporte más en el medio que, por ejemplo, Callejón del filial. Su carrera, aún por definirse, se resume en tres temporadas en Segunda B con el Granada, un debut en Primera con Lucas que no fue a más, y cuatro partidos en Copa del Rey con el Valladolid. No me parece un jugador con cartel para mejorar lo que hay.

En el caso de Soleri, un delantero que personalmente me produjo muy buenas sensaciones, algo muy parecido al anterior. Sí, viene de la Roma -como si eso importara-, pero hablamos de un jugador que, de momento, no ha marcado nunca en su vida un gol en fútbol profesional; donde acumula nada más que 127 minutos en su carrera. Seré tachado de pesimista -emplazo a aquellos que lo hagan a leer unas líneas más arriba y replantear su opinión-, pero creo que no es el jugador que, teóricamente, y subrayo esto último, sería buscado para solucionar la alarmante falta de gol de la delantera rojiblanca.

Y vuelvo a repetir, son jugadores por definir. Pueden explotar este año, quién sabe, pero el Almería los ha amarrado porque no se ve capaz de coger otra cosa. Porque le han vendido algo como bueno, bonito y barato. Vamos, al que pasaba por allí.

Noticias relacionadas

¿Y esto ahora qué es?

Redacción Radio Marca

¿Quién somos?

Victimismo crónico

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies