Radio Marca Almeria
Destacados Polideportivo

El confinamiento de Unicaja Almería, con Panadería Del Rosal

 

España, país de refranes que recogen durante siglos la sabiduría popular de un país que ahora sufre, que está encerrado, pero concienciado, unido en la misión de parar la propagación de la pandemia por COVID-19, sabe que siempre ‘las penas con pan son menos’. En un rincón, y nunca mejor dicho, de España, la provincia de Almería lo ha hecho muy bien hasta el momento, sumando la responsabilidad de los que no han salido de casa y la responsabilidad de los que han tenido que seguir trabajando para que nada básico falte. No existe en el acerbo popular español algo considerado más de ese modo que el pan, por los siglos de los siglos, recogido en la mayor obra maestra de la literatura jamás escrita: “Todos los duelos con pan son buenos”, dijo Sancho. En Panadería de Rosal no han permitido que las familias se queden sin su pan diario, que pasen el confinamiento disfrutando con “el pan que se come solo”, pero además han ‘rescatado’ la Semana Santa a través del paladar.

No son buenos tiempos para la economía, pero a esta empresa modélica netamente almeriense no lo piensa porque lo que le preocupa ahora es la gente, la propia, sus trabajadores y clientes, y el resto de la sociedad, que no llega a serle ‘ajena’ nunca. “Hemos sufrido una importante bajada de ventas al cerrarse los bares, restaurantes, hoteles, cafeterías, y comedores de colegios”, reconocen, pero el latido permanente de su obrador les hace sentir optimismo, el mismo pulso que trasladan diariamente, sin faltar nunca, a los hogares almerienses: “Nos supone una gran satisfacción que cada día consuman nuestro pan”. Llevan sus productos, pero a la vez la tranquilidad de que siempre están ahí, para que el placer de apretar una barra y escuchar cómo cruje sea el mismo de antes de que todo esto se precipitara y de que el coronavirus llegara a nuestras vidas, bien afectándonos directamente por contagios e incluso el peor desenlace posible para algún ser querido, bien indirectamente, obligándonos a no vivir como nos gusta hacerlo.

Ahora las ventas de los productos de Panadería del Rosal se han centrado en esas tiendas cercanas, las de nuestros barrios, y en supermercados, y cuando se habla de productos se hace con la consideración de que, otro refrán, ‘no solo de pan vive el hombre’. Tanto en este pasaje del evangelio como en el ‘dicho’ anterior, lo de pan es más metafórico que literal, y en ese sentido, con la pesadumbre que ha supuesto que se haya tenido que renunciar a la Semana Santa tal y como se conocía, desde esta empresa han alegrado el alma, han satisfecho otras necesidades más allá de la mera acción de ingerir alimento para matar el hambre. Es por ello que sí, que ha habido Semana Santa en los hogares almerienses a través del paladar: “La verdad es que la distribución de nuestros roscos y demás dulces ha tenido una respuesta fantástica por parte de los clientes”. Saboreando los productos de primera calidad de Panadería del Rosal, hechos con la receta de toda la vida y el cariño de siempre, el COVID-19 no ha podido ‘quitarnos’ esta época del año.

De hecho, es la confirmación de su apuesta por servir los roscos fritos durante todo el año, atendiendo la demanda creciente de este manjar, para lo que han dedicado un espacio específico de su fábrica y han mecanizado parte de la elaboración, eso sí, conservando el sabor de siempre, ese que les ha hecho ver disparado el número de peticiones. Con raíces hundidas en el interior de la provincia, en la bella localidad de Fiñana, la empresa ha conservado la tradición en su conquista de la modernidad, sin escatimar la adquisición de tecnología que no desvirtúe su modo sincero de estar por siempre aferrados a lo ‘casero’. Todas las inversiones hechas para ser mejores, para crecer como le ha ‘pedido’ su clientela, cada vez más extensa, encajan con su gen emprendedor, diversificando mercado con sus cafeterías y tiendas propias, o a su vez abriéndose camino con el Hospital Torrecárdenas como nuevo cliente de su pan, aumentándose en 18.500 unidades por día su producción.

Y claro que “es un orgullo servir a los demás” y “que se nos dé un agradecimiento por acompañar, a nuestro modo, a los ciudadanos, pero eso no es necesario, ya que lo hacemos con gusto”. En cuanto a pastelería, una parte de su reinversión, que ha recibido el respaldo de la Junta de Andalucía, está en plena potenciación, lo que a su vez ha construido tres puestos de trabajo nuevos. Algo a tener en cuenta es que no pocos cumpleaños ‘especiales’, por coincidir con el confinamiento y no tener una celebración normal, se han ‘salvado’ con el soplado de las velas gracias a las excelentes tartas que hay a la venta en sus tiendas, en las que igualmente se puede encontrar bollería de todo tipo, la mejor pastelería y una amplia gana de panes que hace de su carta, única, especiales, más saludables, tradicionales… En sus redes sociales permanecen muy activos, responden preguntas y dan información útil, un modo de ‘acompañamiento’ a las personas, y el Club Voleibol Unicaja Costa de Almería ha querido destacar la labor esmerada y la profesionalidad de Panadería del Rosal, siempre y ahora, una admiración que se ve compartida, ya que esta empresa colaboradora del club ha expresado su alegría “por la trayectoria de la temporada y por la vuelta a Europa.

Noticias relacionadas

…Y Monfort dijo ‘aquí estoy yo’

Jose Bayo

“Un partido apasionante” espera al Almería

Jose Bayo

“Querer y no poder”, el drama del CD El Ejido

Jose Bayo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies