Radio Marca Almeria
Destacados Fútbol UDA

El Almería vuelve a hacer aguas para firmar un punto de doce posibles

El colegiado privó de un penalti claro a los rojiblancos en la recta final y Gutiérrez le respondió yéndose a por él al centro del campo al final del choque hasta ganarse la tarjeta roja.
FICHA TÉCNICA. 

SD HUESCA. Álvaro Fernández; Pedro López, Javi Galán, Pablo Insua (Sa, m. 43), Jorge Pulido; Mosquera, Rico, Juan Carlos (Cristo, m. 77); Raba (Sergio Gómez, m. 86), Ferreriro y Okazaki.
UD ALMERÍA. Sivera; Jonathan Silva, Romera, Costas, Maras (Iván Martos, m. 45); Kaptoum, Petrovic, Lazo (Appiah, m. 69), Corpas; Juan Muñoz y Darwin Núñez.
ÁRBITRO. Iglesias Villlanueva. Amonestó a los locales y a los visitantes Corpas, Martos y Romera.
GOLES. 1-0: Okazaki (m. 21). 2-0: Mikel Rico (m. 25). 2-1: Fran Villalba (m. 55). 3-1: Mikel Rico (m. 60). 3-2: Darwin (m. 85).
INCIDENCIAS. Partido correspondiente a la vigesimoséptima jornada de la Liga SmartBank, disputado en el Estadio El Alcoraz de Huesca.

CRÓNICA. 

La UD Almeria ha certificado esta tarde en El Alcoraz su cuarta semana sin ganar (un punto de doce posibles) en otro pésimo partido en el que incluso ha podido hasta empatar en la recta final, si el mal colegiado Iglesias Villanueva hubiera señalado un penalti claro en la recta final del partido.

Sin embargo, aún habiendo empatado, la imagen del Almería ha vuelto a ser intolerable para un equipo que tiene como obligación de su presidente el ascenso a Primera División, con claras muestras de desencuentro del equipo con su entrenador que, por cierto, hizo el ridículo al final del partido al irse hacia el colegiado hasta ganarse la tarjeta roja y continuar luego con sus protestas.

En todo caso, el juego del Almería ha vuelto a ser de encefalograma plano, sin ningún tipo de patrón ni ambición, sin recursos por parte del banquillo para cambiar la triste realidad y sin que se note la mano de un entrenador ni durante la semana ni en los partidos.

Un ‘baño’ de primera mitad. 

Los primeros compases han sido francamente complicados para la UD Almería, que sin sufrir ningún disparo claro a portería del Huesca, apenas pasó del mediocampo y vio cómo los oscenses, sobre todo con Juan Carlos Real y Mikel Rico al mando de las operaciones, movían el cuero de una banda a otra creando verdaderos problemas, sobre todo por la banda de Silva.

El Huesca era un rodillo y el Almería una caricatura que lo ponía todo sobre el terreno de juego para defenderse de los ataques, ya continuados, de un Huesca que en el 17 tiró hasta tres veces a portería, obligando por ejemplo a Sivera a sacar los puños y evitar el primer tanto del cuadro de Míchel.

Y en el 21 llegaba lo que tenía que llegar, con una jugada en la que Ferreiro volvía loco a Corpas y ponía un centro al palo corto, donde Okazaki se adelantaba a Costas para rematar un testarazo que batía a Sivera.

Tres minutos después, llegaría el segundo golpe, de nuevo con una jugada en la que Ferreiro volvía loca a la defensa, ponía un centro que nadie era capaz de rechazar y Mikel Rico remataba mientras Jonathan Silva se daba la vuelta para no hacerse daño, convirtiéndose la jugada 2-0.

El primer acercamiento del Almería ha sido en el 35, con un golpe franco directo lanzado por Juan Muñoz que se ha ido cerca del palo derecho de un Álvaro que, hasta ese momento, ha sido un mero espectador del espectáculo protagonizado onanisticamente por el Huesca,

Y así ha acabado la primera parte, con un Almería que prácticamente no ha dado señales de vida, con una paupérrima actitud y sin argumentos para reaccionar al verse completamente superado por un rival para el que ha sido ‘coser y cantar’.

Poniendo emoción, que no fútbol

El arranque de la segunda parte llegaba con un cambio inexplicable (salvo por lesión),  dando entrada a Martos por Maras cuando el equipo iba perdiendo por 2-0 y, sobre el terreno de juego, al principio la misma dinámica de la primera, incluso tan lamentable como en la primera parte.

Sin embargo, a los diez minutos de juego llegaba la jugada del 2-1, con un centro sobre Fran Villalba que le pegaba con el alma y, aunque inicialmente anulado por el colegiado, con todo el suspende de un VAR bastante inexplicable, el tanto subía al marcador, como correspondía a una jugada claramente legal.

Cinco minutos ha tardado el Huesca en marcar el 3-1, en una nefasta jugada en defensa del Almería, que ha terminado con remate a bocajarro de Mikel Rico al fondo de la portería, dinamitando cualquier posibilidad de reacción del equipo de Gutiérrez, antes Guti.

De ahí hasta el final, prácticamente nada, salvo las paradas de un Sivera que, en el 75, ha salvado el 4-1 a disparo de Okazaki con dirección a la escuadra.

Y aún con todo, el Almería ha podido empatar si el colegiado, que tampoco ha tenido su tarde ni mucho menos, hubiera pitado un claro penalti sobre Costas, en el que ni tan siquiera entró el VAR, cuando era evidente que debía haberlo hecho.

El encuentro ha terminado con 3-2 y con Gutiérrez, antes Guti, yéndose a comerse al colegiado, lo cual le ha costado la tarjeta roja cuando el partido ya estaba concluido y con varios partidos de sanción, sin duda, para un técnico que demuestra cada día no saber muy bien cuál es el papel que ha de desarrollar.

Noticias relacionadas

“Un partido apasionante” espera al Almería

Jose Bayo

“Querer y no poder”, el drama del CD El Ejido

Jose Bayo

“Quedan cuatro finales” para CBM Bahía de Almería, la primera este miércoles

Jose Bayo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies