Radio Marca Almeria
Podcast RadioBlog: Minuto 92

‘Caso Segura’ o ‘caso Gianfranco II’: el arte de vetar, apartar, amenazar y castigar

Posted by Radio Marca Almería on Thursday, January 25, 2018

Al margen de otras muchas cosas que el Almería hace rematadamente mal, muy difícil de empeorar, seguramente lo peor de este club, o mejor dicho, del equipo directivo que lo preside y mangonea es su filosofía de que “al que no está conmigo, está contra mí”.
Es aquello de “el que no le guste, que se haga del Madrid o del Barça”, o el veto a Radio Marca por contar las cosas que no me gusta que se cuenten, o los años en blanco para Gianfranco por no renovar cuando y como yo quiero, o la persecución a la Grada Joven porque se han metido conmigo desde sus asientos, o el banquillazo a Antonio Puertas por no bailarle el agua a mi hombre de confianza, o el ‘escalerillazo’ (del avión, se entiende) a Francisco por no ser de mi cuerda, o el despido de José Ángel porque no le caía bien a uno que me cae bien a mí… y, en definitiva, tantos y tantos caprichos que se le siguen consintiendo a un presidente que, día a día, él y sus hijos, deshonran el buen nombre de un club que concita el cariño de tantos y tantos almerienses.
El siguiente en el punto de mira de los Alfonsos, su nueva víctima propiciatoria, su nuevo pagador de platos rotos es Juan Antonio Segura, un chavalín almeriense del filial con apenas 19 años, que el año pasado fue de los que más partidos disputó y que lleva apartado de las convocatorias desde el mes de octubre.
Su pecado es el mismo que el de Gianfranco, idéntico al de Antonio Puertas: no le da la gana renovar ni en el momento ni por las cantidades económicas, a la baja, que le plantea el club.
Y la solución del club es aquello de “que se joda mi capitán, que hoy no como rancho”; es decir, que para fastidiar al futbolista porque no quiere renovar por la basura de oferta que le he hecho, privo a mi equipo de su presencia, de su calidad y de su aportación que, hasta ahora, ha sido importante, por no decir decisiva.
La historia es sencilla: un futbolista del filial destaca, despierta el interés de otros equipos, el Almería, como siempre, se duerme en los laureles y es adelantado por otros para optar a los servicios de un jugador que está en la casa rojiblanca, el club reacciona y presenta una oferta a la baja, inferior a lo que ya cobra el futbolista y muy alejada de lo que le ofrecen otros, el deportista comunica que prefiere no renovar su contrato y es condenado a no jugar.
El técnico del filial, Fran Fernández, con quien el club también mantiene un comportamiento mezquino y miserable del que ya hablaremos en su momento, recibe la orden de no convocar a Segura: una auténtica vergüenza, un comportamiento absolutamente indigno de un dirigente deportivo, de un club que se dice profesional, aunque no lo sea.
Y mientras tanto, el filial no puede contar con un futbolista que para su entrenador sería titular y un jugador almeriense terminará marchándose a otro equipo que valorará su trabajo.
Es el comportamiento del grandullón del colegio que abusa de los chicos menores, el arte de vetar, de castigar, de amenazar, de apartar a todo el que no le ríe las gracias al, cada día menos gracioso, aprendiz de gánster. De verdad, ¿no os da vergüenza?

Noticias relacionadas

… la cara que se te queda

¿Y si fuera él?

¿Y qué esperabais?

Redacción Radio Marca

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies