Caleb Ewan se impone al sprint en la Clásica Almería

Se cumplieron casi todos de los pronósticos. La XXXI Clásica de Almería la ganó un esprinter, y además, uno de los más punteros del panorama ciclista internacional: el australiano Caleb Ewan, del equipo Mitchelton-Scott. Lo hizo en un tiempo de 4 horas, 35 minutos y 28 segundos, el mismo marcado en línea de meta por su seguidor más cercano, el holandés Danny Van Poppel del Lotto NL Jumbo e hijo del mítico corredor Jean Paul Van Poppel. El tercero en discordia fue el belga Thimoty Dupont, del Wanty-Gruope Gobert.

El australiano se mostró muy “feliz de extender mi buen inicio de temporada” en un triunfo en el que “los compañeros han trabajado perfectamente”. Asimismo, añadió que la carrera en su totalidad fue “bastante dura, con los últimos kilómetros muy rápidos”, en los que hizo valer su sello de identidad: el sprint, que le ha llevado a sus 23 años a ganar ya una etapa en La Vuelta. ¿Su próximo reto? “Ser campeón en la Milán-San Remo y ganar una etapa en el Tour de Francia de este año”.

El ejidense Cristian Rodríguez, del Caja Rural, también quiso erigirse como protagonista en su propia provincia y se alzó con el triunfo de montaña, en una carrera en la que “el aire ha influido bastante”. La joven promesa del ciclismo español ya tiene en mente también su próximo objetivo: “el miércoles empezamos con la Vuelta a Andalucía”. El primer andaluz en cruzar la meta fue Jorge Cubero (Burgos-BH), mientras que Maxim Belkov (Katusha) fue premiado como el corredor más combativo y Dries de Bondt (Veranda’s Willems-Crelan) se llevó el galardón de los sprints intermedios. En cuanto a la clasificación por equipos, el podio es para Movistar Team, CCC Sprandi Polkowice y Euskadi Basque Country.

Y es que el día grande del ciclismo almeriense volvió a vivir una jornada irrepetible para los amantes de las dos ruedas, con un total de 20 escuadras internacionales que tomaron la salida neutralizada, situada frente al Auditorio Maestro Padilla de la capital, hasta el punto donde se inició la salida real desde la carretera de El Mamí. Desde ahí recorrieron un trazado de 185,1 kilómetros viendo meta en la Avenida Juan Carlos I de Roquetas de Mar, donde muchísimos aficionados se desplazaron para dar su apoyo a los ciclistas y vivir el festivo ambiente. Previamente, pasaron por localidades como Viator, Rioja, Tabernas, Uleila del Campo, Sorbas o la propia capital, encontrándose en su camino con tres sprints intermedios y varios puertos de montaña entre el que destacó el Alto de Turrillas, de segunda categoría con 795 metros de altitud.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies