Radio Marca Almeria
Destacados Francisco Martínez

BLOG #PsicologíayDeporte: ‘Cambio de cromos’

BLOG #PsicologíayDeporte 'Cambio de cromos'

BLOG #PsicologíayDeporte: ‘Cambio de cromos’, by Francisco Martínez Gómiz. 

Hace ya algunos años (muchos) por esta época jugamos en la calle (si, si, en la calle) con los cromos de los jugadores de fútbol de primera división. Eran unas cartulinas donde aparecía una foto del jugador y el equipo al que pertenecía. Comprabas los sobres en el quiosco o en alguna tienda de barrio y venían cinco “estampas” de los futbolistas. El objetivo era cumplimentar el álbum con los cromos de todos los jugadores de los equipos de primera división. Como os podéis imaginar no era sencilla la tarea, había cromos que difícilmente salían en los “sobres” (recuerdo, por ejemplo, el de Maradona, fue terrible, no había manera de conseguirlo para completar el álbum).

Era muy habitual que los cromos de jugadores menos conocidos se repitieran, los del Cádiz, Carmelo, los de Osasuna, Bustingorri, los del Español, Pichi Alonso o los del Mallorca, “Tronquito” Magdaleno, por ejemplo, los podías tener repetidos hasta la saciedad.

Tenías que negociar con otros amigos para intercambiar esos cromos que te faltaban para completar el álbum pero no todos los cromos tenían el mismo valor. Hugo Sánchez, Schuster, Butragueño….., esos valían más de un cromo…, algunos hasta 5 o 10, dependiendo de la urgencia con la que querías terminar de completar tu álbum.

Aun así, esos cromos repetidos hasta la saciedad de esos jugadores menos conocidos no había forma de “librarte” de ellos. Por eso jugábamos a los “montones” juego muy complicado donde se ponían 4 o 5 montones de cartas boca abajo, encima de los montones colocabas las cartas que te jugabas y ganaba aquel que al darle la vuelta al montón de cartas sacaba una puntuación mayor. Cuantos ratos hemos echado jugando a los “montones” en la calle….

Todo lo anteriormente descrito es para utilizar una analogía con lo que está sucediendo en la UDA, un auténtico cambio de cromos. Hemos asistido este verano a una vorágine de entradas y salidas en la plantilla del equipo, como ocurrió en la temporada pasada, en tiempo express y que provoca otro vaivén importante en la disposición de un equipo que comienza este fin de semana a disputar un nuevo campeonato para tratar de alcanzar el objetivo de subir a primera división.

En una temporada atípica por el COVID-19 donde apenas ha habido descanso entre la finalización de la temporada anterior y el comienzo de esta y donde se inicia en la jornada 3 respecto a los demás contendientes hay algunas matizaciones que tenemos que tener en cuenta para entender la situación del equipo.

Hacer tantos cambios en la plantilla con el poco tiempo de preparación que ha tenido el equipo esta temporada conlleva unos riesgos que hay que tener en cuenta. Hacer equipo es una cuestión de trabajo y tiempo y ambas cosas no se dan en estas circunstancias en la UDA, por ello vamos a rebufo respecto a otros equipos.

En un mercado donde los equipos no han hecho muchas transacciones por las restricciones económicas, la UDA es, de largo, el equipo que más cambios ha realizado en la composición de su plantilla respecto al año anterior, eso nos convierte en un equipo “nuevo” que hay que armar para que se dé el resultado esperado.

Algunos de los cambios han sido “cambio de cromos” (de ahí el título de este artículo del blog) pero no estoy muy seguro que en ese cambio de cromos la UDA haya salido ganando, es decir, en ocasiones hemos cambiado “Maradonas” por “Carmelos” en lugar de ser al revés, como nos hubiera gustado.

Cambiar un jugador contrastado en la categoría, con años de experiencia en el fútbol español por un jugador extranjero, casi juvenil, siendo su primera experiencia como profesional, a mi, particularmente, me genera muchas dudas, no siempre la calidad y la voluntad es suficiente para conseguir los objetivos.

En el mercado invernal de la pasada temporada también hubo muchos cambios en la plantilla que, a la larga, termino por debilitar al equipo, siendo la plantilla mucho menos competitiva en la segunda vuelta que en la primera, debido, en gran parte, por apostar por jugadores que no conocían la segunda división española.

La segunda división es una categoría muy complicada, igualada y que requiere de un profundo conocimiento de todo el universo futbolístico para poder alcanzar la ansiada meta de subir a primera división.

El año pasado el equipo pecó de falta de experiencia y los continuos cambios tanto de entrenadores como de plantilla terminó por arruinar las esperanzas de ascenso en un play-off que sirvió para colocar a la UDA en el lugar que se merecía, es decir, no era el equipo adecuado para subir de categoría.

Comienza la segunda temporada de la nueva propiedad y el “modus operandi” es prácticamente igual a la primera, si bien es cierto, que se ha apostado por incorporar jugadores que conozcan la categoría, aunque son más los que no la conocen.

Paciencia con este equipo que no va a alcanzar su zenit competitivo hasta que no pasen unas jornadas de campeonato, porque, como dicen los entrenadores, una cosa es el entrenamiento y otra es competir.

Esperemos que cuando el equipo “compita” no sea demasiado tarde para luchar por el tan ansiado ascenso.

Noticias relacionadas

“Un partido apasionante” espera al Almería

Jose Bayo

“Querer y no poder”, el drama del CD El Ejido

Jose Bayo

“Quedan cuatro finales” para CBM Bahía de Almería, la primera este miércoles

Jose Bayo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies