Radio Marca Almeria
Destacados Francisco Martínez

BLOG #PsiclogíayDeporte: A propósito de la nueva-normalidad baloncestística by Francisco Martínez Gómiz

BLOG #PsiclogíayDeporte A propósito de la nueva

BLOG #PsiclogíayDeporte: A propósito de la nueva-normalidad baloncestística, by Francisco Martínez Gómiz

Terminada la fase excepcional de la ACB que se instauró para finalizar, aunque fuera de forma especial, la competición doméstica, ha dejado multitud de lecturas.

Lo primero, toca felicitar a Baskonia, ni un pero que ponerle a la victoria de un equipo que en Febrero parecía que iba a la deriva, de hecho, ni se clasificaron para la fase final de la Copa del Rey y que desde la llegada de Ivanovic el equipo se ha comportado como eso… como un equipo, con un enorme potencial gracias a los grandes jugadores que posee en la plantilla.

Quiero hacer mención especial al tío que más sabe de baloncesto en Almería que no es otro que Carlos Villarrubia ya que, muy acertadamente, me indicó al principio de la competición “cuidado con Baskonia que van a dar mucha guerra” casi cuando nadie los veía por la lucha del título. Como en muchas otras ocasiones, cuanta razón llevabas amigo.

El formato, muy dinámico para el espectador pues tenía disponibles partidos todos los días, ponía en relevancia el trabajo físico desarrollado por los equipos durante el tiempo de confinamiento, para después poder hacer unos quince días de preparación grupal.

Este tipo de campeonatos cortos y muy intensos son más beneficiosos para los equipos que tienen unas plantillas más largas y que están acostumbrados a jugar partidos de forma muy continua. Se ha visto como, por ejemplo, Zaragoza ha carecido de ritmo de competición como le ha pasado también a ambos equipos insulares, Tenerife y Gran Canaria.

Algo que me sorprendió bastante es la posibilidad que han tenido los equipos de reforzarse durante este tiempo. Algunos han empleado bien sus recursos económicos para incorporar jugadores que han elevado el nivel de sus plantillas como el caso de Burgos que ha contado con un Pablo Aguilar espectacular y que ha revalorizado su valor en el mercado.

Pero en otros casos no ha sido así, Bilbao o Zaragoza han salido claramente perjudicados en este “mercado” de fichajes, yéndose incluso algunos de ellos a equipos contra los que se ha tenido que enfrentar en esta fase excepcional (Axel Bouteille, ha jugado toda la temporada con Bilbao Basket y en esta competición ha jugado con Unicaja). Algunos equipos no solo han sido mermados por los fichajes, sino que también las lesiones o las retiradas (caso de Fran Vázquez) han mermado potencial al equipo con el que habían jugado la primera parte de la temporada.

No soy yo quien tenga que “poner orden” en estas cosas pero se debería tener en cuenta este tipos de factores que pueden alterar los resultados de la competición, tanto para bien como para mal.

Otro tema que me sorprendió enormemente fue la designación de la sede. No es que Valencia no tuviera las instalaciones adecuadas, que a la vista está, son unas fantásticas instalaciones para jugar al basket. Pero Valencia ha estado en confinamiento más tiempo que otras ciudades donde el dichoso virus ha tenido menos incidencia, como es el caso de nuestra querida Almería. Y otro dato a tener en cuenta aunque al final no ha sido decisivo, es que la competición se jugaba en “casa” de unos de los claros candidatos a luchar por el trofeo. Puede ser un dato sin importancia, como ha sucedido finalmente, pero en un baloncesto tan profesionalizado y donde cualquier elemento a favor o en contra puede decantar el marcador final de un partido, me hubiera gustado que la sede donde se hubiera desarrollado esta fase final hubiera sido un lugar donde todos los equipos partiesen en las mismas circunstancias, es decir, campo neutral para todos. Pero como he dicho en el párrafo anterior, sólo son sugerencias realizadas desde mí punto de vista.

Está claro que a los partidos sin público les falta “algo”, no celebrar un tapón o un mate de tu equipo o un triple o una buena defensa resta mucho al espectáculo. Pero hemos podido escuchar los sonidos de la cancha, las quejas de los jugadores, como suena un triple cuando entra limpio por la cesta, el tiempo muerto de los entrenadores…. Es un juego más “intimo” más personal, donde la concentración proviene del propio jugador y eso es más complicado.

Hemos vistos partidos donde los equipos se “enchufaban” y se “desenchufaban” con mucha asiduidad, parciales que iban cambiando a cada cuarto que se iba jugando y partidos bastante igualados que no se han resuelto hasta los últimos minutos del último cuarto, algo lógico en una competición tan corta.

Hemos visto como los árbitros se apoyan en las nuevas tecnologías para decidir si es canasta, si es falta flagrante o si ha pisado la línea, para ellos pitar sin público también es algo novedoso. Y se han pitado bastantes técnicas a los jugadores y entrenadores, en este nuevo baloncesto se escucha todo y, como decía un antiguo entrenador mío, “deja la boca quieta que no juega a esto”.

Pues lo dicho, una competición fantásticamente organizada, muy bien gestionada, el comportamiento de todos los jugadores y clubes ha sido ejemplar y lo único que ha faltado han sido los aficionados para darle un poco de color a este maravilloso deporte, en cuanto podamos, ahí estaremos volviendo a vibrar con mates, triples, tapones etc…..

Noticias relacionadas

“Un partido apasionante” espera al Almería

Jose Bayo

“Querer y no poder”, el drama del CD El Ejido

Jose Bayo

“Quedan cuatro finales” para CBM Bahía de Almería, la primera este miércoles

Jose Bayo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies