Radio Marca Almeria
Destacados Manolo Soler

BLOG, por Manolo Soler: «Papá, quiero ser capitán»

BLOG, por Manolo Soler. 

     El tema del cual escribiré hoy, es de alguna manera aquello que puede valer como ejemplo de muchísimas situaciones de las que suele encontrarse cualquier entrenador de categorías de formación, en cualquier disciplina deportiva. Principalmente en deportes de equipo.

Aquellos entrenadores que hayan estado tiempo, o actualmente estén  trabajando con equipos de base, seguro que alguna vez han tenido algún caso como el del titular de mi artículo de hoy.

No es el primer chaval que le dice a su papá que quiere ser capitán, seguramente porque ya desde pequeño, el brazalete de capitán, es como ponerte la nota de jugador destacado.

Como el jugador que está un peldaño por encima de todos. Básicamente en lo individual la gran mayoría de veces, sin enjuiciar otros temas, que para mí son más importantes.

Como la del compañerismo, la de la cercanía con sus compañeros y entrenador, el que tenga cierto grado de seriedad (en la medida que se pueda y sea normal a la edad del chico), incluso el que tenga una buena interpretación de la idea que el míster tenga.

A veces simplemente nos vale, con que sea goleador, o que sea un buen pateador de faltas. O aquel que por su gran capacidad individual es capaz de irse de tantos contrarios les salga en el camino.

El problema es cuando dejan de llevar ese ¨indicador¨ de jugador emblema del equipo, y algún chaval, y más que alguno, es el padre de turno el que interpreta, o cree, que ese brazalete, está en el brazo de su chaval de por vida.

Personalmente, intento valorar otras cosas, y me es indiferente que el jugador lleve un mes o 10 años en el club.

Un gran número de entrenadores, cuando llegan, ya tienen el capitán impuesto, eso en categorías de cadete hacia sénior, puede ser un gran problema. Mientras vaya todo divinamente, nada que objetar, pero si se tuercen las cosas, o tocas al teórico capitán, puedes encontrarte con parte del vestuario ´movido´.

Por mi propia experiencia, me he encontrado casi de todo, aquellos que aceptaron como uno más el cambio de capitán, y luego demostraron ser mas validos así, sin tener que llevar ese ´peso´ encima. Como aquellos que se creían dueños de ese brazalete (al punto de que he tenido que poner yo mismo ese distintivo, porque el que pertenecía al club lo tenía el jugador de turno, pensando que era propiedad suya) y pusieron más trabas y problemas de lo habitual.

En edades de cadete o juvenil, también se cree el jugador que la antigüedad en el club da la obligación a tener tal distintivo en el brazo, no es la primera vez, que te llega el padre y te dice porque su hijo no es capitán. Situación que el míster tiene que lidiar, y dejar claro que los capitanes los pone o quita él.

El tema de yo quiero ser capitán, al final de todo es, digamos  una manera de poner sobre la mesa, diferentes tipo de problemas parecidos que puede tener un formador de jugadores (y personas), tales como, que si mi hijo no es titular, que si no juega en su posición, o que no puede entrenar por que estudia, pero el domingo tiene que jugar, que el numero ese no le gusta, su preferido es el 10 (otro indicador de estar un peldaño por encima), o porque no tira mi hijo la falta, o el penalti que se lo han hecho a mi hijo… que los hay de todos los temas imaginados, y como he dicho anteriormente, hay que lidiar con todo esto, y la gran mayoría de veces, es el propio padre quien genera estos problemas. Normalmente el ego del chaval uno lo controla y lo encauza, pero el del papá… y ojo!! Que no estoy disculpando a todo tipo de entrenador o monitor, que los hay de todas clases.

Por otro lado de cosas me gustaría dar una pincelada a la Uda, que el pasado domingo empató a uno contra en R. Zaragoza, en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo. Y que tan solo la primera media hora de juego, me pareció llevar la iniciativa, creo que mas por ese plus que se le suele poner por parte de los jugadores cuando llega un entrenador nuevo, que porque se haya cambiado el estilo, pues apenas dio tiempo para algo más.

En los próximos partidos se irá viendo que tal salen las cosas, pues el listón está muy alto, y con la mano floja del jeque, podría suceder cualquier cosa de aquí a Navidad.

Que de mejorar el juego, tener sobre el terreno de juego al mayor número de jugadores considerados los mejores activos del club, y que se vuelva a conseguir los puntos de tres en tres, seguro que en el mercado invernal, se darán los retoques para potenciar  al equipo para el ascenso. Pero como no se den esas circunstancias, veo cambio de entrenador cada 2 u 3 meses.

Que ojalá Guti (que particularmente pienso que es un buen entrenador) pueda darle ese cambio al equipo que nos haga recobrar la confianza, y tener como meta el tan ansiado ascenso.

Noticias relacionadas

“Un partido apasionante” espera al Almería

Jose Bayo

“Querer y no poder”, el drama del CD El Ejido

Jose Bayo

“Quedan cuatro finales” para CBM Bahía de Almería, la primera este miércoles

Jose Bayo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies