Radio Marca Almeria
Destacados Francisco Martínez

BLOG, por Francisco Martínez Gómiz: «¿Por qué nos cuestan tanto los cambios?»

BLOG, por Francisco Martínez Gómiz

Pasado el ecuador del verano y a pocas fechas de comenzar un nuevo campeonato doméstico las noticias entorno a la UDA eran más o menos iguales que otras temporadas, pocos movimientos de entradas y salidas, pocas novedades y mucha “calma chicha”.

De repente, como una tormenta del desierto, aparecen rumores de una posible venta del club, noticias a las que ya nos habíamos acostumbrado desde hace unas temporadas, nada nuevo en el horizonte.

Sin ir más lejos, el verano pasado asistimos a una compra-venta en “diferido” que al final no llegó a buen fin. Las primeras noticias era que, en esta ocasión, iba a ser distinto.

Tras unas horas de intensas negociaciones, reuniones, escasa información por ambas partes y con la plantilla totalmente al margen de la situación y a más de 200km de la capital se produce la venta del club, resuelta en esta ocasión en 48 horas.

Conocemos que un nuevo inversor de Arabia Saudí es el propietario del club, que ya ha tenido experiencia en el mundo del fútbol y que no era la UDA la primera opción de compra de un club de la Liga.

Y las redes sociales comienzan a arder, entre los defensores del anterior propietario y los detractores. No voy a entrar a valorar ninguno de los comentarios que se exhiben las redes sociales, todo depende de la experiencia personal y del prisma desde que cada uno entiende su realidad.

Pero sí que me sorprende un asunto; en las últimas campañas el desasosiego del aficionado ha ido creciendo debido a diversas circunstancias y la nota global de la gestión del anterior propietario del club casi no llegaba al aprobado.

Sin embargo, aparece una nueva figura en el club, un nuevo inversor, y lo que eran críticas a la forma de gestionar del anterior propietario ahora se torna en miedos e inseguridades; que si capital de oriente medio, que si desconocen la Liga, etc….

¿Por qué nos cuestan tantos los cambios? La respuesta es sencilla, el cambio representa a lo incierto, a lo desconocido y nuestras emociones tienen la función de “cuidar de nosotros” por eso prolifera en estas circunstancias el miedo, como emoción principal de nuestro organismo.

Existe otra explicación desde el campo de la neurología. Nuestro cerebro trata de “ahorrar energía” en su forma de actuar diaria, es decir, frente a lo conocido no se “exprime al máximo”, por el contrario, cuando se enfrenta a lo desconocido se sitúa en la posición de “alerta” y eso hace que consuma más energía. ¿Cuál es la posición más cómoda para nuestro cerebro? Ir en “automático” consumir poca energía, es por ello que lo nuevo y lo desconocido genere cierta zozobra en nuestra forma de pensar pues el cerebro requiere más “gasolina” para su funcionamiento.

Así que desde el punto de vista emocional (miedo) y neurológico (atención) los cambios producen “inseguridad” en nuestros pensamientos, es por ello que frente a los cambios, habitualmente, actuamos de forma conservadora. El típico refrán de “más vale lo malo conocido……”

Os propongo un reto, ¿y si en vez de dejarnos llevar por los pensamientos “habituales” de nuestro cerebro cambiamos de pensamientos? ¿Y si en vez de incertidumbre cambiamos la visión por expectativas? ¿y si en vez de dificultades vemos posibilidades?

Si cambiamos la forma de ver nuestro mundo las cosas que miramos cambian.

No sabemos lo que nos deparará el futuro pero si nuestras emociones son más positivas que negativas podemos influir en el resultado de ese futuro por construir. Por el contrario, si la emocionalidad es negativa, el resultado futuro probablemente sea negativo y aparecerá ese consabido “ya lo decía yo….”

El fútbol es emoción, es juego, es incertidumbre, es deporte….. Sería recomendable que tanto los profesionales (desde dentro) como los aficionados (el famoso “entorno” al que siempre hacía referencia Johan Cruyff) (desde fuera) gestionásemos nuestras emociones desde una actitud positiva para tratar de influir en el futuro y que los resultados que se obtengan sean también positivos. Esto no quiere decir que sea así de sencillo, pienso en positivo y tengo resultados positivos, no funciona “esto” así, pero sí que es cierto que esta actitud refuerza el espíritu de lucha, de constancia, de analizar lo que no funciona y ponerle remedio y esa es la verdadera victoria, no rendirse frente a las circunstancias.

Se abre una nueva etapa en la UDA, como aficionados y seguidores vamos a desearle lo mejor a este club y a este nuevo inversor que, libremente ha decidido poner sus monedas en esta sociedad deportiva. Al pasado no podemos volver, ha habido luces y sombras, quedémonos con lo bueno y aprendamos de los errores.

En esta nueva etapa debatiremos, enfrentaremos ideas, pondremos en solfa la titularidad de tal o cual jugador…., pero esa es la esencia del fútbol, dejemos trabajar y luego opinamos.

 

Noticias relacionadas

“Un partido apasionante” espera al Almería

Jose Bayo

“Querer y no poder”, el drama del CD El Ejido

Jose Bayo

“Quedan cuatro finales” para CBM Bahía de Almería, la primera este miércoles

Jose Bayo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies