Radio Marca Almeria
Destacados Francisco Martínez

BLOG PACO GÓMIZ: Mejor comunicación = mejor calidad de vida.

BLOG, por Francisco Martínez Gómiz. 

La comunicación es la herramienta de socialización de los seres humanos. Nuestro lenguaje nos distingue de cualquier otro ser vivo en la faz de la tierra y determina la calidad de las relaciones con otras personas y, por ende, con el mundo.

Si eres entrenador/a, si tienes un grupo de personas a las que dirigir, si eres parte de un equipo de trabajo o simplemente consideras que los demás no llegan a “captar” aquello que quieres decir ten en cuenta las siguientes recomendaciones que van a aparecer en el artículo.

Vamos a conocer algunas de las claves para mejorar la comunicación y así poder relacionarnos de forma positiva con las personas de nuestro entorno.

A menudo se comenta que es fundamental pensar antes de hablar. Estructurar lo que vamos a decir, aclarar nuestro punto de vista sobre un tema, analizar las consecuencias de nuestras palabras es una actividad fundamental antes de verbalizar nuestra comunicación. Antes de emitir alguna palabra de nuestra boca es necesario que ese discurso haya sido estructurado, analizado y reflexionado para tener en cuenta el efecto de dicha comunicación sobre la/s persona/s a las que va destinado nuestro mensaje.

En momentos de tensión trabaja el autocontrol. El típico “cuenta hasta 10” es un elemento muy productivo si queremos pensar y estructurar el contenido de nuestro lenguaje. No es adecuado “soltar” aquello que se nos ocurre en un momento de alteración pues las consecuencias derivadas de ese mensaje poco analizado pueden ser negativas en la relación con los demás. También puede ser útil escribir, enfriar y apagar esa comunicación negativa haciéndonos la pregunta ¿soluciona algo lo que voy a decir? Profe, mister, técnic@, elimina el estado emocional negativo a la hora de comunicarte con l@s chic@s para tratar de centrarte en la búsqueda de soluciones en lugar de buscar culpables.

En vez de ordenar, haz sugerencias. Cambia el “tienes qué…” por el “¿a ti que te parece?”. Da espacio a la otra persona para que se exprese para que comunique su punto de vista ante tal o cual asunto. De esta manera generarás un espacio de confianza y un intercambio de opiniones que favorecerán los canales de comunicación entre ambas personas. El/la jugador/a puede tener una visión distinta y complementaria a la tuya y puede ser una vía de solución no contemplada anteriormente.

Sustituye el “te lo dije…” por “¿te puedo ayudar en algo?”. Muéstrate colaborativo, receptivo ante otros, expectante ante nuevas ideas y propuestas. Da espacio a los demás para poder expresar sus emociones y sentimientos. No anticipes resultados, no justifiques tus decisiones con premisas falsas, pregúntate cómo puedes expresarte mejor para que la próxima vez entiendan tu comunicación.

Tira a la basura los “jamás, siempre y los nunca” categorizar, utilizar el lenguaje con palabras totalitarias hace que nuestra visión de la vida sea rígida, blanco o negro, sin tener en cuenta la gama de grises que existen en nuestro entorno. Si utilizas este tipo de vocabulario estarás restringiendo experiencias y aportes de los demás “encajonándote” sólo en tu punto de vista sin tener en cuenta las necesidades de otros.

Si hay algo que te molesta de alguna persona no la catalogues. Cambia “eres un….” por “me molesta qué…..” No son las personas las que pueden hacerte perder los modales, es lo que hacen, por ello, trata de poner el énfasis en lo que hacen no en lo que son. Tu equipo no es tal o cual, tu equipo es lo que hacen, por ello céntrate en sus conductas y trata de ayudarles a corregirlas en caso de que lo consideres necesario, las personas no “somos así” sino que “nos estamos comportando” de tal o cual manera ¿ves la diferencia en este apartado?

Si notas que tu relación comunicativa con los demás no es plenamente satisfactoria para ti analiza el volumen de tus palabras y rebaja el tono agresivo. A veces, casi sin querer, hablamos más fuerte de lo necesario o nuestro tono de voz demuestra nuestro enfado, eso bloquea los canales receptivos de la otra persona y complica la adecuada relación con los demás. Elimina la agresividad en tu lenguaje y utiliza la ironía como recurso no como arma arrojadiza a tu equipo.

Trabaja en el argumento y en las razones de tu discurso. Ya hemos visto, unas líneas antes, la importancia de estructurar tu lenguaje. Pensar, analizar y escoger las palabras más adecuadas para que la influencia de las mismas en tus interlocutores sea positiva. En este caso, como anteriormente he expuesto, escribir puede ser una buena forma para trabajar este aspecto ya que la escritura permite proponer, borrar, alterar y cambiar el discurso final, a diferencia de la palabra hablada en la que no existe la opción de “delete” y las consecuencias pueden ser negativas ya que no podemos “rebobinar” si hemos dicho algo que altere la emocionalidad de nuestro/a interlocutor/a.

Trata de recordar que quien tienes enfrente es una persona, con sus emociones, con sus puntos de vista, con su forma de entender la vida y no necesariamente tiene que coincidir contigo en todo. Es más, las diferencias enriquecen a las personas pues tener varios puntos de vista puede generarte nuevos espacios para la resolución de problemas, por ejemplo. Trata de respetar a tod@s y piensa que sería recomendable que trates a los demás como te gustaría ser tú tratado. ¿Te aguantarías tu mism@ como entrenador? ¿Serías el mejor entrenad@r que te gustaría tener? Piénsalo…..

La calidad de tus relaciones personales depende, en gran medida, de tu capacidad de comunicación con los demás. Cuanto más pobre sea tu comunicación peores relaciones personales conseguirás e interpretarás el mundo desde una perspectiva negativa con las eminentes consecuencias para tu vida. Pon la lupa en los aspectos positivos de las personas que te rodean y refuerza aquello que merece la pena destacar.

Recuerda que en la comunicación expresamos nuestras emociones, sentimientos, nuestra forma de entender el mundo, nuestras expectativas, nuestros miedos, etc…. De la claridad de las palabras que emplees en tu relación los demás dependerá tener amistades positivas para tu vida, por ejemplo, conseguir sentirte escuchado/a en un momento importante o solventar las dificultades a las que nos enfrentamos diariamente.

Por último, me gusta recordar que lo importante de la comunicación no es lo yo diga sino lo que la otra persona entienda. Por ello debemos esforzarnos en hacernos entender, en clarificar nuestro mensaje y en asegurarnos de que la otra persona ha entendido el mensaje que le he querido transmitir.

Prueba a hacer estos pequeños cambios en tu día a día, prueba con cosas sencillas y con personas de confianza, verás pronto como la calidad de tus conversaciones aumenta y la “conexión” con los demás es mayor.

Noticias relacionadas

“Un partido apasionante” espera al Almería

Jose Bayo

“Querer y no poder”, el drama del CD El Ejido

Jose Bayo

“Quedan cuatro finales” para CBM Bahía de Almería, la primera este miércoles

Jose Bayo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies