Radio Marca Almeria
Destacados Francisco Martínez

BLOG PACO GÓMIZ: Caerse y levantarse más fuerte aún

RADIOBLOG, por Paco Gómiz. 

En la vida como en el deporte a veces nos abandona la diosa fortuna. Aquello por lo que has luchado tanto te da “esquinazo” y te reta a que vuelvas a intentarlo en una nueva ocasión. Oposiciones, exámenes, pareja y como no, el deporte.

En mis ponencias en empresas utilizo muchos ejemplos del ámbito deportivo, soy un apasionado del deporte, en general y del baloncesto en particular. En un partido pueden darse tantas coincidencias como en la vida de cada uno (alegrías, tristezas, ratos de angustia, felicidad plena, etc). Y siempre hay un próximo partido, una nueva competición o una nueva categoría. Siempre hay un objetivo por el que luchar.

El caprichoso calendario de la UDA ha querido emparejarnos con dos duros rivales fuera de casa. Uno de ellos, el Granada, se coloco líder provisional tras su victoria, es decir, podríamos considerarle un “gallito” de esta igualada categoría.

Usando tópicos de nuestro balompié, no fue un resultado justo para la UDA (supongo que los aficionados nazaríes no pensarán lo mismo), quizá lo más justo hubiera sido un empate analizados los méritos de unos y otros durante los 90 minutos de juego.

Pero el deporte profesional no entiende de justicia, no es necesario ser el mejor en un partido para llevarte la victoria o el empate como en el caso al que nos referimos. Al final los puntos son los que cuentan y los que suman en el casillero y la UDA se vino de vacío de la ciudad de la Alhambra.

Si el análisis fuese meramente resultadista nos quedaríamos con el la UDA ha sumado 1 punto de los 6 posibles en los 2 últimos partidos. Escaso bagaje para los méritos contraídos en ambos encuentros pero son los números que tenemos y que nos ubican en una novena posición a la misma distancia del playoff como del descenso, así de caprichosa e igualada es esta Liga 1, 2, 3.

Pero el juego del equipo ha ofrecido mucho más de lo que los puntos y la clasificación dictan. Sólo la falta de puntería en Albacete nos privó de una victoria clara y un error a última hora nos resto el punto que tan brillantemente había ganado el equipo durante 88 minutos previos.

En los últimos artículos del blog he insistido en las acertadas decisiones de la Dirección Técnica de la UDA y concretamente en la figura de su entrenador Fran Fernández debido a una gestión impoluta de un vestuario con tantos cambios respecto a la anterior campaña y tantos retos por delante.

Pues bien, no me queda la menor duda de que el Técnico sabrá valorar positivamente el esfuerzo de los jugadores en ambos partidos lejos de casa y que sólo por pequeños detalles no se han decantado a nuestro favor. No debe el entrenador dejarse llevar sólo por los resultados y habrá observado el derroche físico de su plantilla, la presión alta y el compromiso de todos los jugadores en el objetivo de sacar resultados positivos en campos tan difíciles como los anteriormente nombrados.

Si en el artículo de la autoestima comentaba que los resultados positivos afianzan al equipo, por el contrario, los resultados negativos pueden generar pérdida de confianza y dudas respecto a algunas facetas de juego.

Esa es la tarea fundamental del técnico ahora, resalta todos los aspectos positivos de ambos choques y corregir aquellos que se convirtieron en remoras para obtener esos valiosos puntos en la tabla de clasificación. Es decir resaltar los puntos fuertes y trabajar para eliminar o reducir los puntos débiles para llegar a ser un equipo mucho más competitivo. Esto es “aprender de los errores” y eso que en algunas tertulias hemos comentado; “el oficio”.

Voy a dar algunas claves para aprender de los errores, como ya digo, no sólo en el deporte, sino en nuestra vida:

  1. Es fundamental conocer cuáles son nuestras virtudes y nuestras debilidades. Las virtudes sirven para ponerlas en juego y complicarle la vida al rival y las debilidades tendremos que trabajarlas para que no sean un espacio ventajoso para nuestros contrincantes.
  2. Hay que buscar soluciones creativas a las dificultades. Se prueban varios sistemas, por ejemplo, y seguimos sin resultado, hasta que conseguimos que con un cambio de jugador o de puesto el equipo comienza a dar resultado. Ser originales puede ayudar a sorprender a tu rival.
  3. Cada miembro del equipo está plenamente convencido de su aportación al grupo. Se siente importante y se valora y, a su vez, valora las aportaciones de los demás. Sólo así podrá ir creciendo en rendimiento el equipo.
  4. Asumen las dificultades como una oportunidad de aprender. No se centran en el fracaso, si éste ocurre aprenderemos de lo que no hay que hacer para volver a la senda de la victoria. Al igual que entienden el error como parte del juego y como parte de la vida.
  5. Trabajan su capacidad de concentración. No se distraen fácilmente por el halago o por la crítica. Mantienen una actitud constante y centrada en la mejora de sus habilidades.
  6. Hay que mostrarse objetivos pero desde un prisma optimista. En vez de de apreciar que el próximo rival es difícil, lo visualizan como un reto, ¿y por qué no vamos a lograr la victoria? Sólo así se pueden derribar resistencias de equipos con más presupuesto o con mejor clasificación.
  7. Es fundamental que el equipo esté compuesto por personas optimistas, con actitud positiva y que entiendan los desafíos de la misma manera que el cuerpo técnico y los demás miembros de la plantilla. Es decir, rodearnos de gente positiva que confíe en que a través del esfuerzo se puedan conseguir resultados positivos.
  8. Se adaptan a los contratiempos. No pierden tiempo en la queja, no hay excusas por la actuación arbitral o por la lesión de algún compañero. El rival se adelanta en el marcador e inmediatamente se comienza a pensar que darle la vuelta al resultado es posible. O por ejemplo, el equipo se queda con un hombre menos y es capaz de mantener un resultado positivo para sus intereses.
  9. Los cambios de posición y/o de jugadores benefician positivamente la obtención de resultados. Un jugador se retrasa y desde esa nueva posición el equipo está más equilibrado y se hace con el mando del partido. O entra un nuevo compañero de refresco y se produce un cambio de ritmo que beneficia los intereses del equipo.
  10. El equipo es tenaz. Sigue implicado en el juego, en la idea que le ha dado resultado hasta la fecha y persiste en lo que ha hecho bien y le ha proporcionado victorias en el campeonato.
  11. En el grupo se percibe buen humor. Es un síntoma de salud de grupo que haya “buen rollo” entre sus componentes. Que haya bromas, risas, juegos…, señal de que se trabaja en un buen ambiente y es así como se pueden alcanzar los resultados. Incluso que ese buen ambiente no se pierda después de una derrota que podríamos catalogarla como “injusta” o poco merecida.
  12. Si la situación desfavorable persiste no dudan en apoyarse en otros profesionales que puedan sacar el máximo rendimiento a la plantilla. Es habitual ver a los componentes de un equipo jugar a otro deporte para “relajar” el ambiente, descansar la mente y oxigenarla. Y empieza a ser muy habitual que los equipos incorporen al staff técnico a psicólogos deportivos para trabajar aspectos como la concentración, la comunicación y la cohesión de grupo. En su momento ocurrió lo mismo con la figura del preparador físico, fisioterapeuta, dietista y ahora está ocurriendo con la figura del psicólogo deportivo.

Todas estas recomendaciones están orientadas al aspecto deportivo porque el blog es sobre psicología y deporte pero también es aplicable a nuestro día a día. A nuestro partido diario en la oficina, en la obra o en el almacén, con nuestro entrenador, que es nuestro jefe y con nuestra competencia que es el equipo rival al que cada semana nos enfrentamos y esperamos ganar el choque “partido a partido” como promulga la “filosofía cholista” (Diego Simeone, actual director técnico del Atlético de Madrid).

Espero y deseo que por el bien de la UDA y de los aficionados que lo seguimos que estos traspiés nos fortalezcan de cara al futuro y que volvamos a la senda de la victoria en casa con las armas que hasta la fecha nos han dado resultado, presión alta, juego directo, vertical y ritmo alto.

El artículo está basado en lo que en Psicología conocemos como Resiliencia; capacidad que nos permite afrontar las crisis o situaciones potencialmente traumáticas y salir fortalecidos de ellas. Aspecto fundamental para hacerle frente a nuestras “luchas” diarias.

 

Noticias relacionadas

“Un partido apasionante” espera al Almería

Jose Bayo

“Querer y no poder”, el drama del CD El Ejido

Jose Bayo

“Quedan cuatro finales” para CBM Bahía de Almería, la primera este miércoles

Jose Bayo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies