Radio Marca Almeria
Destacados Francisco Martínez

BLOG PACO GÓMIEZ: Trabajo en equipo en la UDA

 

BLOG, por Paco Martínez Gómiz. 

A lo largo de mi trayectoria profesional uno de los temas más demandados por mis clientes ha sido aumentar la capacidad de trabajar en equipo, no en vano, esta habilidad es una de las más complejas de desarrollar en el ámbito laboral, asociacional o deportivo.

Aprender a trabajar en equipo requiere su tiempo y que la concepción de la individualidad pasa a un segundo plano en beneficio del colectivo. No todas las personas están predispuestas para ofrecer sus mejores resultados a través del equipo de trabajo.

Durante las últimas semanas hemos escuchado tanto al entrenador de la UDA, Fran Fernández como a la Dirección deportiva, Miguel Ángel “Corona”, que este equipo necesita tiempo, que se está trabajando correctamente pero que es necesario no ser tan exigente con los resultados obtenidos hasta la fecha.

Supongo que cuando solicitan tiempo a los aficionados y medios de comunicación es para consolidar este nuevo proyecto y que los jugadores funciones como un gran equipo.

Lo que ocurre es que el aficionado viene de varias temporadas consecutivas sufriendo con el juego del equipo y que la paciencia, como en cualquier otra área de la vida, se va consumiendo.

Tengo la certeza de que el Director Técnico (Fran Fernández) está trabajando a marchas forzadas para conseguir optimizar al máximo el rendimiento de sus jugadores y conseguir que esa competencia de trabajar en equipo se traduzca en resultados positivos para el grupo.

Existen muchas teorías respecto a las características necesarias para conseguir resultados excelentes a través del colectivo pero yo me voy a centrar en un modelo muy sencillo llamado “bases para el trabajo en equipo cinco C’s”.

Según este modelo, para conseguir resultados excelentes a través del rendimiento colectivo deben darse estás 5 bases que, curiosamente, todas empiezan por la misma inicial “C”.

Compromiso

Para que los resultados del equipo sean sobresalientes los miembros del equipo deben estar comprometidos entre ellos, con el objetivo fijado, con el club (o empresa) según se vea, con los aficionados (clientes), con el cuerpo técnico (jefes). De forma que el compromiso individual suma en pos del equipo y el rendimiento es mayor del que podríamos obtener al ser un solo individuo. Es decir, se crean lazos emocionales que sirven de elementos potenciadores para la consecución de resultados. Doy el 120% de mi rendimiento porque estoy convencido de que mi compañero/a está dando también el máximo de sus posibilidades.

Observando el comportamiento del equipo en estos cuatro primeros partidos se comprueba como los jugadores están comprometidos en el terreno de juego, ofreciendo un esfuerzo supremo, casi llegando a la extenuación al final del partido. Quizá este aspecto es el más destacable del equipo hasta la fecha, muy notable, además, si lo comparamos con equipos de anteriores temporadas.

Este hecho, sin duda, es merito del Entrenador que ha conseguido que jugadores recién llegados al club, con poco tiempo de adaptación incluso a la categoría, ha inculcado sobre los mismos la importancia del colectivo frente al beneficio individual.

Respecto al compromiso ofrecido por los jugadores le pongo un 8 por lo visto desde fuera del campo aunque los resultados no les han beneficiado como ellos pretendían.

 

Complementariedad

Para responder a las dificultades a las que sus rivales les van a poner es necesario contar con una plantilla diversa, que ofrezca distintas soluciones y distintos perfiles pues semana a semana el equipo ha de enfrentarse a otros equipos cuyas virtudes (y desventajas) son completamente distintas. Por ello es necesario que los jugadores ofrezcan distintas habilidades, distintos recursos, distintos registros, que provoquen novedades técnicas y tácticas que el Entrenador pueda poner en liza en el partido y así sorprender a sus rivales.

He escuchado a Fran Fernández decir en más de una ocasión que el puesto de delantero centro no se ajusta a sus demandas por lo que tiene limitado esta importante faceta del juego como es la culminación de la jugada y el tan ansiado GOL.

Se habla de tener las 11 posiciones del campo duplicadas para así cubrir con garantías la temporada pero es muy importante que los jugadores que salen desde el banquillo ofrezcan al Entrenador distintas opciones para poder variar el rumbo del partido.

Le doy un 6 a la complementariedad del equipo, bajo mi punto de vista, hay posiciones que no ofrecen perfiles distintos de jugadores, como es el caso de los centrales, o posiciones que no han sido bien cubiertas como la mencionada en la delantera.

 

Coordinación

Esta habilidad es muy importante para conseguir buenos resultados. El repliegue, la presión, el pase en largo, los desmarques en ruptura, las jugadas de estrategia, etc, todos estos elementos requieren ser entrenados, trabajados y realizados por los miembros del equipo. Cuando no hay coordinación, se cae fácilmente en la trampa del fuera de juego puesta en práctica por nuestro contrincante, las jugadas de estrategia no tienen resultados o la presión no es efectiva. Lógicamente la coordinación se conseguirá antes si los miembros del equipo adquieren los conceptos más rápidamente. En el caso de la UDA, con 17 cambios respecto a la plantilla de la pasada temporada, esta coordinación está claro que va a llevar más tiempo que aquellas plantillas en las que los cambios de jugadores han sido mucho menos numerosas.

A este nivel competitivo, siendo una de las campañas de segunda división más fuertes de los últimos años, los errores en la coordinación cuestan goles, partidos y puntos. Quizá este es uno de los motivos principales por los que el equipo sólo ha conseguido 1 punto de 12 posibles. Los errores de coordinación han penalizado mucho al equipo en estas primeras 4 jornadas de campeonato.

Le doy una puntuación de 5 siendo un área que debe mejorar claramente para acercarnos al objetivo de la salvación.

 

Comunicación

Aspecto clave, no solo para trabajar en equipo, sino para cualquier ámbito de nuestra vida. A través de la comunicación nos relacionamos con los demás y esta relación, en bastantes ocasiones, depende de cómo nos comunicamos. Es decir, puede ser que no me lleve bien con alguien, mi nivel de comunicación no va a ser el adecuado con esa persona, ni en la emisión (al hablar) ni en la recepción (escuchar) porque la comunicación es eso, hablar y escuchar, aunque a veces se nos olvide la segunda parte de la ecuación.

Me fijo mucho en la comunicación entre los jugadores (quizá por hábito profesional) de cómo se comuniquen puede explicar, en buena parte, los resultados que se alcancen. Es fundamental “hablar en el campo”, relacionarse con el compañero, corregir una posición, dirigir en la barrera, colocarse a la hora de sacar un corner, etc. Depende de cómo los jugadores lo hagan estaremos ante una oportunidad de mejora (siempre que aceptemos el consejo del compañero o del míster) o será fuente de conflicto.

El nivel de comunicación ofrecido hasta ahora en el campo por los jugadores es óptimo, hablan, se corrigen, se dan instrucciones, más palpable aún si lo comparamos con temporadas pasadas.

Le doy un 7 y estoy seguro que cuando los resultados acompañen esta habilidad mejorará de forma sustancial.

 

Confianza

Que las 5 “C’s” son incuestionables para conseguir excelentes resultados en el trabajo en equipo es incuestionable como la necesidad de que los miembros de dicho equipo consigan relaciones humanas positivas y saludables. Es decir, que los miembros del equipo se respeten, compartan recuerdos, se rían, corrijan sus errores, etc, es un aspecto clave en la consecución de resultados.

La confianza es algo que se cultiva día a día, necesita su tiempo, como la excelencia en el trabajo en equipo pero la disposición para ofrecer esa confianza al nuevo compañero/a facilita y reduce el tiempo necesario para conseguirla.

En una plantilla con tantos cambios de personas es necesario respetar ese tiempo para conseguir el nivel de confianza adecuado y exigible a un equipo profesional sometido a la presión de jugar una competición de primer nivel.

Me vais a permitir que no haga una valoración de este apartado, es muy pronto aún y estoy “calibrando” la comunicación no verbal (gestos, acciones, movimientos, expresiones corporales) de los jugadores, pero como mero aficionado no estoy lo “suficientemente cerca del grupo” para comprobar el nivel de confianza del mismo.

Todos los apartados comentados anteriormente pueden trabajarse para aumentar las competencias y ofrecer resultados positivos en menor plazo de tiempo posible. Existen dinámicas (con resultados garantizados) que favorecen la comunicación de los miembros del equipo, el compromiso, la coordinación, que se trabajan a la par de las sesiones de entrenamiento físico, técnico y táctico cómo un aspecto más en la gestión de una plantilla profesional. Estoy seguro de que el Cuerpo Técnico de la UDA está haciendo todo lo posible para conseguir el hábito de la excelencia y conseguir sumar puntos que provoquen la salvación del equipo y, quien sabe, luchar por cotas mayores.

 

Noticias relacionadas

“Quedan cuatro finales” para CBM Bahía de Almería, la primera este miércoles

Jose Bayo

“Motivación enorme” de CBM Bahía de Almería

Jose Bayo

“Los jugadores tienen muchas ganas de que llegue el domingo”

Jose F Sanchez

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies