Radio Marca Almeria
Destacados Francisco Martínez

BLOG FRANCISCO MARTÍNEZ GÓMIZ: Competencias de un Líder

BLOG, por Francisco Martínez Gómiz.

Me vais a permitir que hoy escriba sobre las competencias de un Líder aunque no me voy a referir a mi querida UDA. Voy a escribir sobre la figura de Francisco Rodriguez, actual entrenador del SD Huesca, anteriormente jugador y entrenador del equipo de nuestra tierra.

No tengo el gusto de conocerlo personalmente aunque si tengo relación con gente que ha compartido vestuario y ha trabajado con el. Me cuentan que es un obseso del fútbol, que devora partidos, que siempre está pensando en “darle una vuelta de tuerca” a su equipo y debe ser cierto todo lo que comentan porque ese es el camino para alcanzar objetivos.

Esta semana su actual equipo se enfrenta a uno de los grandes del fútbol mundial y estoy seguro que habrá dado más ruedas de prensa esta semana que en el último mes, aunque también visitó un templo del fútbol como es el Estadio Santiago Bernabeu.

Se hace con las riendas del equipo allá por el mes de octubre del pasado 2018 con 5 puntos en el casillero. Su bagaje actual es de 5 victorias, 9 empates y 17 derrotas, es decir, con el en el banquillo la SD Huesca ha sumado 4 victorias, 7 empates y 12 derrotas. Por lo tanto tiene 31 puntos, al igual que el Rayo Vallecano (que también ha cambiado de entrenador, por cierto) y ha dotado al equipo de una identidad propia y de un convencimiento general de que luchando tendrá opciones de mantenerse en Primera División.

Comenzó la temporada siendo el inquilino del banquillo del Córdoba CF. Por honestidad y por falta de claridad en el club de la ciudad del Califato, decide voluntariamente abandonar su puesto cuando lo fácil hubiera sido quedarse en esa plaza hasta que llegará el despido. Si vemos la situación actual del club en Segunda División no cabe pensar otra cosa que acertó en su decisión allá por el mes de Agosto.

Jugador “fino”, estilete en el centro del campo, con buen toque de balón, fue jugador destacado tanto en la UDA como en el Albacete Balompié donde le recuerdo un gol casi desde medio campo en el antiguo Vicente Calderón al propietario de esa casa, el Atlético de Madrid. Por cierto, como anécdota ¿saben quién era el portero de aquel equipo? Al final del artículo les revelo ese dato.

Comenzó su andadura en los banquillos en el filial del Almería y a los 11 partidos tuvo que hacerse cargo del primer equipo. Era el entrenador más joven en primera división e incluso fue reconocido como el mejor entrenador del mes. Salvo al equipo (milagrosamente) y lo mantuvo otro año más en la élite. A la siguiente temporada llegó su destitución y la UDA también bajó de categoría.

UCAM Murcia y Lugo son sus siguientes destinos como entrenador. Aunque no logró salvar del descenso a Segunda División B a los murcianos, el equipo noto una clara mejoría y estuvo luchando hasta el último instante para salvarse. En Lugo completo una temporada, logrando mantener holgadamente la categoría, estando incluso cerca de los puestos de play-off con un juego alegre, de toque, por bandas que entusiasmó a la hinchada lucense.

Hay que desarrollar competencias profesionales adecuadas a la profesión que ejerces. Concretamente, para ser entrenador profesional de fútbol, aparte de conocimientos técnicos y tácticos que no voy a entrar en ellos ya que hay “profes” de Radio Marca mucho más conocedores del tema que yo, os quiero hacer referencia a las competencias transversales que debe tener un manager deportivo y que creo que se reflejan bastante bien en la figura de Francisco Rodriguez.

Cuando un míster llega a mitad de temporada, como es el caso que nos atañe, tiene que tener una visión clara. Tiene que ser capaz de anticiparse a los cambios y a las necesidades de su grupo. Está claro que algo tiene que cambiar pero también tiene que dotar al jugador de aquellos elementos que le faltan para aumentar el rendimiento deportivo, básicamente, la confianza.

Tiene que transmitir motivación, tiene que inspirar a los demás. Y esto tiene dos vertientes, por un lado, la propia motivación del entrenador, tiene que estar convencido de que “se puede”. Y por otro lado, tiene que transmitir esa motivación y esa ambición a su equipo.

El nuevo míster debe gestionar las emociones de los integrantes de su equipo. Y aquí vienen las primeras dificultades pues no todos los profesionales del fútbol tienen la formación adecuada para esto. Cuando llegas al equipo por un relevo de entrenador, las emociones de ese grupo no son buenas y hay que transformarlas en positivas en elementos de tracción y no en barreras mentales que frenan el desarrollo de los jugadores. A la vista de los resultados deportivos parece ser que Francisco ha conseguido esto con los integrantes de la primera plantilla de su equipo.

Debe ser un excelente coach. Debe guiar a su equipo a la consecución de las metas establecidas, pero el no juega, son los jugadores quien desarrollan la táctica entrenada durante la semana. Debe facilitar el aprendizaje de la tarea a sus jugadores para que éstos interpreten bien el guión establecido y alcancen la meta de los tres puntos.

El míster debe ganarse la confianza de su equipo. Leer bien, por favor, debe ganarse la confianza, no imponer su criterio ni dar por supuesto que al ser el entrenador es el “jefe” del grupo. La confianza se gana a base de compromiso con la plantilla, honestidad con los componentes del equipo, coherencia en sus decisiones y generosidad con los que le rodean.

El líder debe asumir riesgos. Si no hace algo distinto no conseguirá resultados diferentes y debe confiar en su equipo para que los jugadores asuman riesgos y las consecuencias de los mismos. Tiene que alentar al jugador a que intente nuevas habilidades, nuevas jugadas, a que se atreva a encarar, a desarrollarlos como jugadores.

Tiene que defender los intereses del equipo. Si sus jugadores consideran que el árbitro ha sido un poco más parcial de lo habitual, comentarlo públicamente, defendiendo el punto de vista de los integrantes de su equipo. De hecho, ha sido sancionado esta temporada por este hecho y ser expulsado durante el transcurso de un partido. Los jugadores deben comprender que su entrenador es el que primero debe defender sus intereses.

Y todo esto no es incompatible con desarrollarlo en un entorno de trabajo “sano” de “buen rollo” y que proporcione un estado emocional “tranquilo” que le permita al jugador explotar todas sus cualidades futbolísticas. Si el jugador está en la primera plantilla de un equipo de primera división es porque técnica y tácticamente tiene las cualidades necesarias para hacerlo bien, lo que necesita es un espacio emocional estable que le permita desarrollar esas cualidades e incluso desafiarlas y mejorarlas.

Me gustaría ver a este entrenador en un equipo con objetivos más altos, con jugadores más completos pues considero que tiene todas las condiciones para hacerlo muy bien. En su favor diré que es muy joven y que si sigue en esta dinámica esa oportunidad le va a llegar.

Espero que en algún momento tu trayectoria profesional vuelva a coincidir como entrenador de la UDA será una buena noticia para ambos.

Por cierto, os respondo a la pregunta que lancé a principio del artículo. El portero de aquel Atlético de Madrid que recibió el gol desde casi medio campo de Francisco era Leo Franco, curiosamente su antecesor en el cargo actual. No debe guardarle muy buenos recuerdos el bueno de Leo a Francisco…..

Noticias relacionadas

“Un partido apasionante” espera al Almería

Jose Bayo

“Querer y no poder”, el drama del CD El Ejido

Jose Bayo

“Quedan cuatro finales” para CBM Bahía de Almería, la primera este miércoles

Jose Bayo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies