Radio Marca Almeria
Destacados Javi Montoya

BLOG BARRALIBRE, por Javi Montoya: «Las llamadas perdidas»

BLOG #BARRALIBRE, por Javier Montoya Lozano, Marquéz de Huebro.

Recuerdo cuando compré mi primer móvil. Fue a finales de los 90, ha pasado más de media vida: era un pimpollo de 18 años, con el carné de conducir recién sacado. Todo a la primera, por la cuenta que me traía, ya que necesitaba como el comer desplazarme en coche a la UAL para evitar conexiones imposibles de autobuses desde el pueblo. A lo que iba: mis padres, con la aprobación del consejo de sabios que suponen tus hermanos mayores, me instaron a apurar los ahorros que me habían sobrado de la compra de un ordenador -tenía otros planes-. Pero tenían razón: necesitaba un teléfono, iría más seguro yo y estaría más tranquila mi familia.

Alguna emergencia tuve y de algún apuro me sacó yendo en coche, más por ocio que a clase, lo reconozco. Pero sobre todo me dio independencia y libertad: los millennials nunca sabrán lo que es llamar a fijos a tus amigas, amigos o algo más. Aquello era peor que la ruleta rusa, casi siempre se ponían los padres. “¿Hola… Está fulanita?” (glups). La respuesta nunca era un “sí, ahora se pone” o “no, llama más tarde”, a secas. Siempre iba acompañada del fatídico “¿De parte de quién?” (glupsglups: al otro lado de la línea se redoblaba la angustia:).

Todo ha cambiado en 20 años. Y con el confinamiento la gente no se limita a hacer video llamadas sino que estas suelen ser de grupo y pueden hacerse por skype, whatsapp, zoom, house party… Locuras de hasta cien personas según parece. Hablando o intentando hablar mientras toman algo, cada uno en su casa. Yo, salvo excepciones, trato de seguir haciendo mi vida lo más alejado posible de marabuntas y redes, del propio móvil. Como cuando lo llevaba en el coche a la UAL: sabiendo que estaba ahí por si me necesitaban o lo necesitaba. A mi madre sí la llamo más. El triple. Y sé que si fuera abonada de la UDA estaría más ancha que larga de haber recibido su llamada. Como estoy yo y como debe estar la afición. Ahora más que nunca, hay llamadas de control que se agradecen. Hay personas que sabes que siempre están ahí, pese a estar lejos o parecer perdidos. Algunas llamadas no se pierden aunque no puedan contestarse. Esas son impagables. Si pueden, llamen a sus padres. Nunca son perdidas.

Noticias relacionadas

“Un partido apasionante” espera al Almería

Jose Bayo

“Querer y no poder”, el drama del CD El Ejido

Jose Bayo

“Quedan cuatro finales” para CBM Bahía de Almería, la primera este miércoles

Jose Bayo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies