Radio Marca Almeria
RadioBlog: Minuto 92

Apuestas, tramposos, meñiques y aberronchos

Resulta curioso esto del fútbol. Tras años de investigación, la UDEV ha descubierto que un grupo de fenómenos, de jugadores, árbitros y demás personajes alrededor del deporte, estaban llenándose los bolsillos con el tema de las apuestas ilegales.
Y no sé a vosotros, pero a mí se me ponen los pelos de punta.
Realmente, el amañar el número de córners, faltas o veces que un defensa se urga la nariz a lo largo de un partido no termina de ser, exactamente, amañar un partido, sino más bien amañar las apuestas.
Que unos tíos se metan dentro del sistema de las apuestas para llevárselo muerto en función de si se sacan más o menos faltas directas en un partido es un timo como un castillo para quienes pierden el tiempo apostando en esas cosas, pero no supone un gran peligro para la seriedad y honestidad de la competición.
Sin embargo, esta punta del iceberg del timo, del pucherazo, de la pellejería y del adulterio deportivo nos pone a todos en alerta acerca de lo que puedan estar pasando o pasar en un futuro, sino se toman medidas muy pero que muy serias.
Que uno vaya el domingo al campo o se ponga la tele para ver a su equipo favorito, al que más odia, y no termine de estar convencido de si lo que está viendo es un partido de fútbol o Sálvame De Luxe la verdad es que es un fastidio, por no decir una jodienda.
Hay quien dice que la solución podría ser ilegalizar las apuestas. Aunque ello obviamente no haría que desaparecieran, sí que supondría que disminuyese el volumen y, seguramente, que los tramposos y amañadores se lo pensaran un poco más a la hora de hacer de las suyas; aunque también es verdad que a nadie se le ocurre prohibir los coches porque haya accidentes de tráfico o el mus porque haya gente que se oculte cartas en la manga.
Estamos, pues, amigos, ante un problema muy grave, un problema que nos afecta sin que sepamos si nos está o no afectando. Convendría que los que se preocupan de si un futbolista saca un dedo meñique o no cuando manda callar a una afición, los que cobran toneladas de millones por, se supone, tener a nuestro fútbol en el lugar que le corresponde, se pongan al lío de lo que de verdad nos interesa a todos, en lugar de andar por ahí cazando aberronchos.

Noticias relacionadas

… la cara que se te queda

‘Caso Segura’ o ‘caso Gianfranco II’: el arte de vetar, apartar, amenazar y castigar

Redacción Radio Marca

¿Y si fuera él?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies