Radio Marca Almeria
Rafael Moreno

Apocalipsis Now

Podríamos decir que hemos entrado en estado de guerra, siempre futbolísticamente, claro, de la situación cómoda que vivíamos antes de disputar esta jornada de liga, a la máxima presión que vivimos después de ella, y es que de aquí al final de liga viviremos con el cuchillo entre los dientes. Podemos culpar al árbitro, a la poca ambición de los jugadores en la primera parte de Córdoba, o lo que queramos ver, pero la realidad es la que es.

El futbol es un generador de sentimientos brutal, que en esta época, cada año se dispone a vivir su máxima expresión, las lágrimas las decepciones la felicidad y la emoción son la salsa que cada domingo viviremos de aquí al final de liga.

Hace unos días celebrábamos que se cumplían 11 años desde que Almería consiguiera tan brillantemente aquel ascenso a primera división de la mano de nuestro querido y añorado Unai Emery, y paradojas del destino nos encontramos más de una década después, ante la posibilidad de caer en la mayor de las derrotas.

Desde ese momento, que supuso el punto álgido de la gestión de Alfonso, se han vivido grandes etapas, pero esta última que estamos viviendo es, desde luego, la que más sufrimiento está generando a la afición.

Y es que en la temporada 15/16 recién descendidos a segunda división, nos salvamos en una última jornada con el empate en Córdoba, partido de guante blanco, en la 16/17, ganado por la mínima en los juegos mediterráneos al Reus, esta temporada, después de lo visto ayer, no va a ser diferente y otra vez, será en la última jornada, esta vez en Lugo donde sepamos que categoría tenga la UD Almería la temporada que viene.

Empezaremos a escuchar en los medios, que es el momento de estar juntos, que ahora hay que ayudar al equipo, que no es el momento de críticas, que habrá tempo en el futuro, y seguro que tendrán razón en todo eso, pero sin ningún tipo de mala intención el equipo ha entrado en una dinámica peligrosa, de esas que desciende al que no debe descender.

Esta última semana hemos visto, como el histórico por antonomasia de la Bundesliga, el, en otras épocas todopoderoso, Hamburgo, ha descendido por primera vez en su historia y claro no puede más que llevarnos a tener sensación de hasta lo más difícil e impensable acaba sucediendo en el futbol.

Por tanto tenemos dos jornadas, en las que se decidirá gran parte del futuro futbolístico de la UD, y por supuesto estaremos con el equipo al 100%, pero lo haremos como siempre lo hemos hecho hasta el día de hoy, y lo seguiremos haciendo pase lo que pase, con el mejor entrenador posible y la mejor de las aficiones, lo que pase de aquí al final de liga no lo sabe nadie, y esperemos que como los buenos cuentos, terminemos siendo felices y comiendo perdices.

Noticias relacionadas

Yo, mi, me, conmigo

Salvad al soldado Costa

No olvidemos a Guillem

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies